La princesa Mako, nieta del emperador Akihito de Japón, asistió hoy al acto de conmemoración del octogésimo aniversario de la inmigración japonesa al Paraguay. El evento, que contó con la presencia del presidente de la República, Horacio Cartes, se desarrolla en el Centro de Convenciones de la Conmebol.

Durante su alocución, su Alteza Imperial destacó la ayuda humanitaria del Paraguay al Japón, luego de los numerosos desastres naturales, que azotaron esa parte del continente asiático.

"Me siento muy complacida de visitar el Paraguay. Hace 10 años, mi padre visitó el país. Hoy, 10 años después, me toca visitar esta hermosa tierra", expresó la princesa Mako.

Por su parte, el presidente Cartes, destacó que a pesar de la adversidades al llegar al Paraguay, los inmigrantes japoneses se ganaron la confianza y simpatía de la ciudadanía paraguaya, con mucho trabajo y sacrificio.

Detalló que con el correr de los años, los japoneses se instalaron en Federico Chavez, Colonia Fram, La Paz, Pirapo, y otras localidades. "Todas estas zonas son prósperas y pujantes distritos del país, donde se nota el sello del trabajo, la cultura de la familia y el ejemplo de la disciplina para progresar", aseguró el mandatario.

Cartes destacó que desde la instalación de la Embajada del Japón, en el año 1957, ha sido notable la cooperación del país del sol naciente al desarrollo económico y social del Paraguay, a traves de un fluido y cordial intercambio en todos los rubros.