El electo presidente del Congreso, Robert Acevedo, en comunicación con la 970AM, refirió que el 50% de la población de Pedro Juan Caballero se dedica al narcotráfico y, por ende, depende económicamente de él. Lo dicho fue para dejar en claro cuán fuerte se ha vuelto la mafia en ésta región de frontera.

Al ser consultado sobre quién sería el asesino del supuesto narcotraficante, Jorge Rafaat Toumani, quien perdió la vida ayer en un atentado tipo comando ocurrido en PJC, Acevedo respondió: ¿Querés que me hagan lo mismo que le hicieron a él?. Posteriormente dijo que no quiere dar nombres pero que muchas personas realizaron esto.

"Yo no soy asesino, Luis Rojas, Arnaldo Giuzzio y Francisco De Vargas ya dijeron que no soy narco, hay que estar loco de remate para suponer que puedo mandar a matar a alguien luego de ser presidente del Congreso", expresó tajante.

Raffat no era el mas peligroso

El titular del Senado indicó luego que Jorge Raffat no sería el narcotraficante más peligroso de la zona y que la persona que organizó el asesinato de ayer tendría más peso, volvió a recalcar que no sabe los nombres de quienes serían los autores.

Aseguró también en el programa A primera Hora, que de todo el volumen del negocio narco que se maneja en Pedro Juan, Raffat controlaba solo el 10% y que últimamente se manejaba solo, formando él mismo a sus hombres con instructores del extranjero.

Por otra parte mencionó que cuando había sufrido un atentado en abril del 2010 él sindicó a Rafaat como responsable del hecho por el estilo en que supuestamente este se manejaba. "En un principio pensé que sería él, pero luego tuve informaciones más certeras de que no era, él a mí nunca me amenazó", aseguró.

Agregó que el asesinado era su conocido y que cuando joven era una buena persona. "Se descompuso allá por el 2000 cuando entró en el narcotráfico", indicó.

No confía en autoridades

Acevedo sostuvo además que la situación en Amambay se agrava porque las autoridades policiales y fiscales asignadas a la zona están involucradas en la estructura mafiosa que opera en ésta parte del país. "Hay una fiscala que tiene un marido narcoabogado, hay un comisario, Ozuna, que hace años viene y va y esta vinculado a la estructura, ese es el problema. Cómo vamos a confiar en éste tipo de autoridades", sentenció.

Por lo mismo, sostuvo que militarizar la zona no es la solución, sino encarar un trabajo conjunto y serio entre los tres poderes del Estado, para ejercer control vía inteligencia y así individualizar quien son las cabezas, donde están y caerles encima con certeza.

El senador señaló además que el atentado que acabó con la vida de Raffat es sin duda el mayor suceso criminal hasta ahora registrado en Pedro Juan Caballero.