• martes
    30
    agosto 2016

  • Asunción
    16 °C
    lluvia debil

Cerro Porteño cayó 1-0 ante Peñarol en la final de la Copa Bandes y retorna al país sin final feliz. Quedó segundo en el cuadrangular amistoso, en el que había debutado con triunfo de 2-0 ante Banfield.

César Farías propuso ocho cambios para este juego con respecto al primer partido. Solo sobrevivieron de ese once Antony Silva, Jorge González –que ayer jugó de lateral zurdo– y Raúl Cáceres.

Lo exhibido por Cerro en el primer tiempo fue discretísimo y aún así tuvo un par de aproximaciones claras. Guillermo Beltrán estuvo muy solo en punta y el que más lo acompañó fue Matías Rojas, siempre participativo, pero poco preciso en ese momento. Los nuevos, Juan Vieyra y Carlos Pereira fueron los más flojos del equipo y en el medio resaltó la tarea de distribución de Riveros y Meza Colli, este último siempre el más lúcido para generar jugadas, pero tiene un gran déficit, que es retornar para cubrir su espacio.

El primer tanto vino a los 24 minutos por intermedio del zaguero Guillermo Rodríguez, quien no desaprovechó un rebote dado por Antony Silva. El portero azulgrana le tapó en la previa un zurdazo increíble a Aguiar, pero en la segunda ya no pudo responder.

Minutos después, Carlos Pereira tuvo en sus pies el empate tras una mala salida de la defensa rival, pero pecó de egoísta y definió horrible en el área.

En la complementara, el equipo paraguayo mejoró al principio con el ingreso de Sergio Díaz, quien le dio frescura y desequilibrio, pero tampoco pudo quebrar la última línea carbonera. Cerro pudo empatarlo en algunas inspiraciones individuales, pero el equipo local también tuvo la chance de liquidar con varios contragolpes.

La delegación azulgrana retorna hoy al país y el miércoles jugará último amistoso ante São Paulo.

Comentarios