• sábado
    27
    agosto 2016

  • Asunción
    26 °C
    parcialmente nublado

  • Cotizaciones de monedas

  • Dólar Americano

    Compra

    G. 5.450

    Venta

    G. 5.485

  • Peso Argentino

    Compra

    G. 325

    Venta

    G. 345

  • Real

    Compra

    G. 1.615

    Venta

    G. 1.680

  • Euro

    Compra

    G. 6.000

    Venta

    G. 6.300

Paraguay sufre más las inundaciones por su alto grado de deforestación

¿Hasta cuándo permitiremos que depreden nuestros bosques? ¿Quién debe intervenir?¿Por qué ya no se actúa? Estas interrogantes siguen sin respuestas. Mientras tanto, la deforestación y sus consecuencias se intensifican, prueba de ello es la inundación que afecta actualmente al país, así como las sequías prolongadas, las altas temperaturas, fuertes tormentas y otros golpes climáticos. Pero, lo más triste es que continua la depredación de áreas boscosas en nuestro país, y, lo que es peor, a gran escala, a pesar de las denuncias de deforestación realizadas por miembros de la Asociación Rural del Paraguay a través de nuestro medio. Existe temor a actuar por parte de las autoridades competentes porque el negocio del “rollotráfico” está en manos de supuestos invasores “sintierra violentos”.

Los bosques desempeñan un papel importantísimo al amortiguar grandes cantidades de agua, generadas por las lluvias torrenciales, logrando que el golpe de las gotas con el suelo sea más suave, lo que permite un lento y pacífico proceso de fluidez del líquido vital hacia los acuíferos y los cauces hídricos, explicaron a La Nación Alberto Yanosky, directivo de la organización ambiental Guyra Paraguay, y Julián Báez, director de Meteorología e Hidrología de la Dinac.

Los especialistas señalaron que a causa de la ausencia de árboles, las lluvias caen al suelo sin antes ser filtradas, haciendo que la tierra erosione y fluya hacia los causes hídricos, lo que a su vez reduce los canales de cause del agua. Asimismo, agregaron que las intensas lluvias son las principales causantes de las inundaciones, pero que la deforestación registrada en Paraguay, Brasil y Argentina, aportan bastante para que el nivel de los ríos estén hoy por encima de la media normal.

Lo que hicimos es destruir el 90% de la masa forestal de la Región Oriental, y, como no aprendimos de eso, hoy estamos acabando con el bosque chaqueño (Región Occidental), que sufre una deforestación de 1.500 hectáreas por día. Es decir, estamos repitiendo la historia de la Región Oriental”, manifestó Yanosky.

CRECIDA DEL RÍO PARAGUAY

Las intensas lluvias registradas en el país en los últimos meses, como consecuencia del fenómeno “El Niño”, hicieron que el nivel del agua del río Paraguay aumentara, arrasando con las zonas más bajas del territorio nacional. De acuerdo a los datos proveídos por la Dirección de Meteorología e Hidrología, el nivel del agua se encuentra en 7,78 metros, 6 cm por debajo del nivel máximo, que fue de 7,84 metros en esta crecida. En tanto, la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) informa que, hasta el momento, cerca de 28.000 familias fueron afectadas por las inundaciones, lo que equivale a más de 100.000 personas que tuvieron que dejar sus hogares para vivir en los refugios.

RÉCORD DE LLUVIA EN DICIEMBRE

Las lluvias registradas en diciembre pasado superaron el parámetro acostumbrado, colaborando de gran manera para que las inundaciones en el país sean más severas. Báez comentó que en el último mes del 2015 se registraron 460 milímetros de lluvia, triplicando el promedio mensual normal, que es de solo 120 milímetros. “El nivel normal de lluvia anual es de 1.240 milímetros, pero en diciembre cayó un 40% de la cantidad de lluvia que debería caer en un año”, enfatizó.

EROSIÓN DE TIERRA, VISIBLE EN EL PAÍS

La erosión de la tierra, causada por la gran cantidad de lluvia y el alto grado de deforestación, es visible a través del color rojizo que presenta el agua en algunos lugares del país. En tomas fotográficas realizadas al río Paraná, camino a Encarnación, se puede constatar el hecho. Los especialistas en medio ambiente, Yanosky y Báez, explicaron que el color rojo del río es efecto de un problema grave de deforestación. El suelo es desplazado o arrastrado hacia los causes hídricos a raíz de la cantidad de agua caída. “El color del agua tiene que ver con el tipo de suelo en cada zona, si el suelo es de color blanco, el color del agua se pondrá de ese color”, indicó Báez.

Julián Báez, director de Meteorología e Hidrología de la Dinac

El fenómeno conocido como ´El Niño´ seguirá intenso durante los próximos meses y hay posibilidades de que se extienda hasta mediados de mayo. Si bien tiende a delimitarse un poco entre el mes de marzo y abril, las lluvias seguirán siendo intensas en nuestro país. Las precipitaciones son consecuencia del desarrollo de nubes de tormentas, que necesitan de tres ingredientes principales: Humedad del aire, inestabilidad del calor y elevación del aire para la formación de nubes. Cuando se cumplen estas condiciones, llueve más. La agresividad del fenómeno durante finales del año pasado y comienzo de este año es debido al calentamiento global, que produce mayor cantidad de energía, y, por ende, colabora para que ´El Niño´ se fortalezca. Por esto, tenemos intensas lluvias”.

Alberto Yanosky, director de Guyra Paraguay

La naturaleza tiene ciclos en los que es normal que se den inundaciones por culpa de temporadas de muchas lluvias. Sabíamos que a finales del 2015 y comienzos del 2016 el conocido fenómeno ´El Niño´ iba atacar con mucha intensidad a países como Paraguay, Argentina, Bolivia y Brasil. Esto se dio a conocer a través de reconocidos meteorólogos nacionales. El fenómeno es una corriente cálida que existe en el Océano Pacífico, que siempre, en una temporada del año, arma un despelote climático en toda la atmósfera. En algunos sectores, este evento natural ocasiona largas sequías, mientras que en otros se hace presente con intensas lluvias. Lo que hoy nos deja en desventaja es la deforestación que se registra en la región, ya que los bosques cumplen una función importantísima al amortiguar toda cantidad de lluvia”.

Hugo Enrique Cañiza, asesor jurídico de la Seam

Es bueno recordar que la Ley N° 2524/04, conocida como Ley de Deforestación Cero, prohíbe realizar actividades de transformación o conversión de superficies con cobertura de bosques, a superficies destinadas al aprovechamiento agropecuario en cualquiera de sus modalidades; o a superficies destinadas a asentamientos humanos. La confusión surge cuando la norma se refiere a la prohibición de asentamientos humanos, pero ésta se dirige a aquellos ubicados en zonas rurales con bosques en los términos de la Ley, como es el caso de los asentamientos campesinos, que se promueven de forma legal e ilegal en todo el territorio del país. Dichas normas establecieron mandatos para todas las autoridades, Seam, Infona, Ministerio Público, municipalidades, Policía Nacional, etc.”.

Comentarios