• viernes
    29
    julio 2016

  • Asunción
    17 °C
    humo

  • Cotizaciones de monedas

  • Dólar Americano

    Compra

    G. 5.520

    Venta

    G. 5.550

  • Peso Argentino

    Compra

    G. 330

    Venta

    G. 350

  • Real

    Compra

    G. 1.610

    Venta

    G. 1.650

  • Euro

    Compra

    G. 6.150

    Venta

    G. 6.450

En fechas 28 y 29 de diciembre pasado, el diario La Nación publicó dos artículos que bajo los títulos “Denuncian a sobrino de Marito por despojo irregular de tierras” y “Sobrino de Marito, a un paso de ir a juicio” contenían información equivocada y varias imprecisiones que podrían afectar la reputación del senador nacional Mario Abdo Benítez. En honor a la verdad y al ejercicio responsable del periodismo corresponde aclarar minuciosamente estas inexactitudes con el fin de salvaguardar el buen nombre de quienes pudieran verse perjudicados.

No existe vinculación alguna del senador Mario Abdo Benítez con la disputa o litigio referente a una propiedad de 6.928 hectáreas, ubicada en el distrito de Pedro P. Peña, departamento de Boquerón, tal como se encargó de explicarlo en una carta remitida a nuestro diario. Tampoco existe constancia documental que pruebe una supuesta transferencia de ese u otros inmuebles por parte del senador a las personas mencionadas en el artículo referido o a terceras personas que no hayan estado incluidas en la información.

Esta aclaración –que debió publicarse en la edición del domingo pasado, lo que no fue posible debido a un imprevisto técnico– tiene el objetivo de poner fin a un lamentable equívoco y despejar toda duda que pudiera subsistir en torno a las publicaciones señaladas. Ensuciar la imagen de las personas o atacar su buen nombre están lejos de la intención y de los principios del diario La Nación.

Aprovechamos la oportunidad para extenderle un pedido de disculpas al senador Mario Abdo Benítez, al tiempo de ratificarle que las puertas de La Nación están abiertas para cualquier explicación o aclaración adicional que considere pertinente en torno a esta información errónea.

En La Nación seguiremos redoblando esfuerzos para ofrecer información veraz y responsable a nuestros lectores, a quienes hacemos extensivo el pedido de disculpas por el error cometido en forma totalmente involuntaria.

Comentarios