"El Estado no está para contar pobres". Con esas palabras, el jefe de gabinete de ministros, Aníbal Fernández, zanjaba hace unos días el debate sobre el número de pobres en Argentina, una cifra que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner oculta desde hace dos años.

Según un informe de ex técnicos del Indec, el instituto nacional de estadística, divulgado ayer, un cuarto de los argentinos vive bajo el umbral de la pobreza, aunque el Estado no esté para contarlos. Las declaraciones de los dirigentes argentinos acerca de la pobreza rozan la hilaridad. Para el ministro de Economía, Axel Kicillof, hablar de pobreza es "estigmatizar a esos ciudadanos".

Así se despachó el ministro sin rubor hace unas semanas ante la pregunta de un periodista. Un alto dirigente kirchnerista, Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados y precandidato a gobernador de Buenos Aires, le tuvo que enmendar la plana. "La pobreza en Argentina afecta al 14,9% de la población", aclaró Domínguez, basándose en datos elaborados por el Congreso. Pero, ¿cuántos pobres hay en Argentina?. Como en casi todas las estadísticas socioeconómicas del país, la respuesta depende de quién haga la medición: el Gobierno o las entidades privadas.

Según el informe realizado por técnicos desplazados del Indec tras la "reestructuración" del organismo en el 2007, a finales del 2014 había en el país 9,6 millones de pobres, es decir, un 25,1% de la población, 4,4 puntos porcentuales más que en el 2013.

Manejado durante años con puño de hierro por el ex secretario de Comercio, el polémico Guillermo Moreno, el Indec, un instituto oficial célebre por distorsionar los datos de inflación desde el 2007, dejó de publicar estadísticas sobre pobreza a finales del 2013. Para el Gobierno kirchnerista, ése era un problema resuelto tras los altos índices de crecimiento económico experimentados por Argentina en la denominada "década ganada" del kirchnerismo. Los programas sociales lanzados por la Casa Rosada fueron la otra pata, según el Gobierno, para resolver un problema secular. Sin entrar en mucho detalle, para el Gobierno la pobreza se había rebajado en 2013 al 4,7%.

El informe coincide con varios estudios privados

El informe de los ex técnicos del Estado coincide con varios estudios privados, como el de la consultora Ecolatina (27% de pobreza en el 2014) o el del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), que situaba la pobreza en el 2013 entre el 25,6% y el 27,5%.

Tras la salida del aguerrido Moreno del Indec (un funcionario que llegó a presentarse a una reunión empresarial con guantes de boxeo), Kicillof tomó las riendas del organismo y desde principios del año pasado reformuló las estadísticas de inflación. Atrás quedaban las cifras irrisorias de Moreno, con supuestos aumentos de precios de un solo dígito, cuando los convenios colectivos se firmaban con la venia del Gobierno incorporando aumentos próximos al 30%. La Casa Rosada reconoce ahora una inflación de alrededor del 24%, todavía lejos del 30 ó 35% que estiman las consultoras privadas.