La temporada del año en que los padres deben tener mayores cuidados con los niños debido a los cambios de clima es el mes de agosto, que pasa de muy frío a caluroso y volviendo al fresco, indicó el doctor Ricardo Iramain, jefe del Servicio de Emergencias Pediátricas del Hospital de Clínicas de la FCM-UNA.

En este sentido, señaló que dichos cambios son propicios para las enfermedades respiratorias agudas, que de no tratarse pueden llegar a cuadros críticos. En ese contexto, apela al cuidado a través de la prevención, la inmunización y el reposo adecuado ante la presencia de la enfermedad para evitar contagios.

Igualmente, el pediatra manifestó que están registrando casos de gastroenteritis, cuya manifestación se da con vómitos y diarrea, por lo que recomienda la consulta precoz ante estos indicios, atendiendo que puede llegar a una complicación que es la deshidratación o falta de agua en el cuerpo de manera leve, moderada o grave, y que debe ser detectada para evitar daños a órganos como el riñón, que no tolera la insuficiencia de líquido.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Así también, el profesional dijo que el ambiente un tanto primaveral y caluroso fue un freno a la causal de las afectaciones a las vías aéreas o respiratorias y alertó a tener en cuenta siempre los informes meteorológicos. De esta manera, estimar que los cambios de tiempo son los que dificultan el desarrollo respiratorio y disminuyen las defensas en los niños.

“Hemos experimentado una notable disminución de cuadros respiratorios y de covid-19 en los niños, creemos por la conjugación de factores importantes como la vacunación contra el SARS-CoV-2, que a la fecha no hemos registrado a más menores con cuadros por el virus,lo que consideramos un impacto importante en la casuística de esta enfermedad; en tanto, el invierno caluroso por el que atravesamos ha contribuido a las bajas en cuanto a los cuadros respiratorios”, destacó.

Dejanos tu comentario