Ya sucedió a principio de año, cuando el fichaje de Nelson Haedo por Cerro Porteño hizo que se hablara de un jerarquizado torneo Apertura, con la presencia de varios integrantes de la selección paraguaya que disputó el histórico Mundial de Sudáfrica 2010.

De cara al torneo Clausura, el segundo de la temporada del calendario local, se eleva aún más esa jerarquía, pues de diez subió a doce la cantidad de mundialistas que refuerzan a cinco de los clubes que compiten en Primera División.

Dirán que apenas son dos más (aunque en realidad son tres y sale uno). Sin embargo, los mismos no son "uno más" de la nómina que llevó el Tata Martino a Sudáfrica. Ellos son los interminables Darío Verón y Paulo Da Silva, quienes recientemente volvieron a jugar juntos en la Albirroja, y el gran goleador Oscar Cardozo.

Casualmente, los tres fueron mencionados como posibles refuerzos de Cerro. Sin embargo, mientras Verón recaló en Olimpia, Da Silva y Tacuara ficharon por Libertad. Todos debutaron esta semana, como titulares en sus respectivos clubes y en partidos de la Copa Sudamericana. El delantero lo hizo nada menos que con un doblete ante Huracán.

Es más, en la noche del miércoles se vio en el campo del Defensores del Chaco, donde tantas veces la Albirroja alegró a su pueblo, a seis integrantes de aquella selección que disputó el mejor Mundial de la historia de Paraguay (clasificó por primera vez a cuartos de final).

Por el lado de Olimpia estuvieron Diego Barreto, Darío Verón, Cristian Riveros (homenajeado, casualmente en esta ocasión, por sus 100 partidos con la selección) y Roque Santa Cruz. Por Nacional jugaron Carlos Bonet y Jonathan Santana.

Además de los futbolistas ya mencionados, también juegan en el fútbol local los mundialistas Antolín Alcaraz (Libertad) y Rodolfo Gamarra (Guaraní); mientras que Julio Cáceres, suspendido cuatro años por un caso de dopaje, todavía es considerado jugador activo a la espera de que le levanten la sanción que apeló recientemente.

¿Vendrá uno más?

Actualmente, son cinco los albirrojos que juegan en clubes del exterior, aunque a esa lista podría restarse uno, siempre y cuando Víctor Cáceres llegue a un acuerdo con el Al-Rayyan de Qatar para ser cedido a préstamo. De lograrlo, el Topo fichará por Cerro Porteño, elevando a 13 la presencia de la generación del 2010 en el fútbol local.

Mientras se define su futuro, quienes se mantienen en el fútbol del exterior son el mediocampista Edgar Barreto (Sampdoria de Italia), los delanteros Edgar Benítez (Querétaro de México) y Lucas Barrios (Gremio de Brasil), además del defensor Claudio Morel, quien a sus 39 años juega en el Atlético Maderense de la liga amateur argentina.

Bobadilla el puesto de arquero por el de entrenador. Lleva cuatro temporadas dirigiendo. Foto: Aníbal Gauto.

Colgaron botines

De los 23 albirrojos que integraron la lista de buena fe, solo tres futbolistas se retiraron oficialmente de la práctica profesional. El defensor Denis Caniza, el más veterano con 43 años, se desempeña desde hace varias temporadas como entrenador/asistente técnico.

El arquero Aldo Bobadilla (41) se retiró apenas un año después del Mundial de Sudáfrica y en 2013 inició su carrera como entrenador. Actualmente, dirige al club General Díaz, por lo que desde su posición puede integrar la selecta lista de los históricos que jerarquizan el torneo de Primera División.

Quien se sumó recientemente a esta pequeña e inevitable nómina es Aureliano Torres (35), medallista olímpico (plata) con la selección en Atenas 2004. El mediocampista jugó la temporada pasada en el club Caacupé de la División Intermedia, hasta que decidió retirarse "antes que el fútbol me retire a mí", según había dicho al programa "Sin Falta".

Rambert llegó a “La República” a inicios del año. Todavía tenía contrato por seis meses. Foto: Néstor Soto.

Buscan club

Para completar la lista de mundialistas se debe mencionar a tres futbolistas que aún no se retiraron, no juegan en el exterior y tampoco ficharon por algún club del fútbol paraguayo. En realidad, ellos están en busca de un nuevo club.

Se trata del capitán albirrojo Justo Villar y de los mediocampistas Néstor Ortigoza y Enrique Vera, quienes coincidentemente se encontraron el pasado mes con que sus respectivos clubes decidieron rescindir o no renovarles el contrato.

El arquero, que se recupera de una cirugía, fue desafectado del Colo Colo chileno. El nacionalizado paraguayo, pese a ser ídolo del club, quedó fuera de San Lorenzo. Mientras que el popular Rambert había sido uno de los mundialistas que retornó al país el semestre pasado, jugando por Sportivo Luqueño, que lo puso en lista de prescindibles.

Todavía hay tiempo para contrataciones y transferencias, por lo que no se descarta que, al menos uno de estos tres jugadores siga a su generación mundialista y vista una de las doce casacas del fútbol de Primera nacional.

Mientras tanto con los que están, y añorando los buenos tiempos de la selección paraguaya, la afición albirroja agradece y disfruta de sus ídolos mundialistas.

Recientemente, la inolvidable generación del 2010 se reunió en casa de Da Silva. Foto: @GildaArrua.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar