Manama, Bahréin. AFP.- La FIFA decidió este martes que no renovará los mandatos de los presidentes de su comisión de ética, el suizo Cornel Borbély y el alemán Hans-Joachim Eckert, en el origen de las suspensiones de Joseph Blatter y Michel Platini, informaron fuentes próximas a la federación internacional.

El consejo de la FIFA, el gobierno del fútbol mundial, reunido antes de su congreso en Manama, prefirió nombrar dos nuevos presidentes, que serán sometidos a voto por las 211 federaciones que componen la instancia.

"Los miembros del consejo estiman que la FIFA y la comisión de ética necesitaban aire fresco", informó una fuente próxima a la FIFA.

La magistrada colombiana María Claudia Rojas debería suceder a Borbély en la presidencia del órgano de instrucción, con dos vicepresidentes, el canadiense Bruno de Vita y la ruandesa Martin Ngoga, que debe someterse a un control de integridad.

El griego Vassilios Skuris, antiguo presidente de la Corte Europea de Justicia, tendría que presidir el órgano de enjuiciamiento, sucediendo a Eckert. El vicepresidente sería Fiti Sunia, de Samoa Americana.

Eckert, magistrado alemán, fue elegido para este puesto en 2013 y Borbély, antiguo vicepresidente del órgano de instrucción, accedió al puesto tras la dimisión del antiguo fiscal estadounidense Michael Garcia.

Según varias fuentes el presidente de la FIFA Gianni Infantino, que sucedió a Blatter, tenía relaciones tensas con la comisión de ética. 
El órgano de instrucción abrió una investigación preliminar en el comienzo de su mandato por comportamientos contrarios al código de la FIFA, que no tuvo continuidad.

Además reprochó a Eckert que se opusiera a la publicación del informe Garcia, sobre la corrupción en el seno de la FIFA, según la misma fuente.

– Casos de corrupción –

Algunos miembros de la FIFA señalaron además que la comisión de ética había "movido poco los casos de corrupción antes que interviniera el FBI", añadió la fuente.

Eckert y Borbély, que no hicieron declaraciones este martes, deberían llegar por la noche a Bahréin.

Desde mayo de 2015 la FIFA sufre el mayor escándalo de corrupción de su historia, cuando en la víspera del congreso de la FIFA varios responsables de la instancia fueron detenidos en su hotel en Zúrich, acusados de haber recibido millones de dólares por sobornos en contratos de márketing.

En total, fueron 40 personas las que estuvieron en el punto de mira de la justicia estadounidense. La mayoría son dirigentes de la FIFA, de la Concacaf, o responsables de sociedades de márketing deportivo.

La comisión de ética de la FIFA pronunció varias suspensiones de por vida o de larga duración. Además suspendió a Blatter en 2015 durante 8 años por un pago controvertido de 1,8 millones de euros a Michel Platini, también suspendido 8 años.

La sanción de Platini fue reducida a seis años tras el recurso y a cuatro por el Tribunal Arbitral del Deporte, mientras que la de Blatter quedó en seis tras presentar un recurso.