Moscú, Rusia. AFP.

El archipiélago ártico Nueva Zelanda, situado en el noreste de Rusia y donde viven unas 3.000 personas, está alar­mado por la “invasión” desde diciembre de decenas de osos polares agresivos, explica­ron el sábado las autorida­des regionales.

“Vivo en Nueva Zelanda desde 1983 y nunca vi una invasión tan masiva de osos polares”, aseguró en un comunicado el jefe de la administración del archipié­lago, Jigancha Mousin.

Unos 52 osos polares pasean con frecuencia por Beluchia Guba, el pueblo más grande de este archipiélago donde hay una base militar rusa. En algunos casos los animales tienen “un comportamiento agresivo”, asegura Alexan­dre Minaiev, el jefe adjunto de la administración en el comunicado. “Atacan a la gente y penetran en los edi­ficios de vivienda y de servi­cios (…). Entre seis y diez osos están permanentemente en el territorio del pueblo”, ase­gura.

Según Minaiev, “la gente tiene miedo de salir de casa (…), los padres tienen miedo de dejar a sus hijos ir solos a la escuela”.