Viena, Austria. AFP.

La propuesta euro­pea para aplicar un impuesto a los gigan­tes de internet, que defiende ante todo Francia, se enfrenta a las dudas persistentes de varios países miembros, entre ellos Alemania. “Las dudas de Alemania soncompren­sibles”, pero “tenemos que ir adelante y hallar una solución de aquí a fin de año”, insistió el sábado elministro de Finan­zas francés, Bruno Le Maire, al término de una reunión en Viena con sus homólogos de la Unión Europea (UE).

“Los pueblos europeos no pueden entender que sus pro­pias empresas tengan un nivel impositivo de 14 puntos más elevado que el de los gigantes de internet”, continuó.

La propuesta de Bruselas prevé instaurar un impuesto a la facturación de los gigan­tes de internet hasta que se negocie a nivel mundial una solución en el marco de la Organización de Coope­ración y DesarrolloEconó­micos (OCDE). Apunta en particular a establecer un impuesto de 3% a los ingre­sos por ciertas actividades, enparticular la publicidad y la reventa de datos personales.

El ministro de Finanzas ale­mán, Olaf Scholz, fue eva­sivo el sábado sobre esta pro­puesta, afirmando primero que era necesario “tiempo para debatir”, antes de ase­gurar que esperaba obtener “resultados desde este año”.“Vemos hasta dónde podemos ir”, agregó.

NO “DIABOLIZAR”

Las intenciones de Alema­nia sobreeste impuesto no son claras. El periódico ale­mán Bild publicóel miér­coles un documento del ministerio de Finanzas queestimaba que “diabolizar” a las grandes empresas de internet “noes eficaz”.

“Declarar públicamente que las empresas como Goo­gle, Appel, Facebook y Ama­zon deben pagar impuestos por su volumen de negocios no es sostenible”, aseguraba esta nota interna, firmada por Scholz.