Bruselas, Bélgica. AFP.

La Comisión Euro­pea decidió este jue­ves, tras más de una década de advertencias, enviar a seis países miembros ante la justicia de la UE por no respetar las normas sobre la calidad del aire, mientras eximía a otros tres, incluida España.

Bruselas sanciona así a Ale­mania, Francia, Reino Unido, Italia, Hungría y Rumania por no respetar repetida­mente "los valores límite de calidad del aire acorda­dos y por no haber tomado las medidas apropiadas para hacer lo más breves posible los períodos de superación del límite".

Las primeras advertencias se remontan al 2005, al inicio de un muy largo procedimiento por infracción emprendido por el ejecutivo europeo, garante del respeto de los reglamentos comunitarios.

"Hemos esperado mucho tiempo y no podemos esperar más. No podemos tener pla­nes de acción que dicen que el respecto de las reglas llegará en algún momento, a veces después del 2020, o incluso 2025", explicó el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, en rueda de prensa. Un total de nueve paí­ses estaban bajo la amenaza de la Comisión, sin embargo España, Eslovaquia y Repú­blica Checa escaparon a la sanción, al menos por ahora.

En sus casos, "las medidas que se están adoptando o que están previstas (…) parecen ser las adecuadas para hacer frente a las carencias detec­tadas, siempre y cuando se ejecuten correctamente", consideró la Comisión, advir­tiendo que vigilará "de cerca" su aplicación.