#Rodolfo Friedmann

Rodolfo Friedmann

#Politizar la diplomacia sería un retroceso