El indicador más importante de la longevidad es en realidad el estrés. Una investigación de la Sociedad Europea de Cardiología sugiere que tomar más de tres semanas de días de vacaciones puede ayudar a vivir más tiempo.

El estudio de 40 años inicialmente se propuso examinar el resultado de una vida saludable (ejercicio aeróbico, una dieta equilibrada y dejar los cigarrillos) sobre el riesgo a largo plazo de desarrollar una enfermedad cardíaca. Pero los investigadores tomaron una nueva mirada a los datos del estudio recientemente y descubrieron que el indicador más importante de longevidad era en realidad el estrés.

Al inicio del estudio en 1974, 1,222 hombres de mediana edad se dividieron en dos grupos. Un grupo recibió instrucciones orales y escritas sobre cómo vivir una vida “saludable”. Este fue el grupo de intervención. Se les puso en regímenes de ejercicio, se les dio asesoramiento nutricional, se les ayudó en sus esfuerzos por dejar de fumar y, cuando fue necesario, se les dieron recetas para reducir su presión arterial y colesterol. El segundo grupo sirvió como control y no recibió ninguna intervención de los investigadores.

Se siguió a los dos grupos durante cinco años y, como era de esperar, el riesgo de enfermedad cardiovascular se redujo en un 46 por ciento en el grupo que recibió la intervención. Sin embargo, en un seguimiento de 15 años en 1989, los investigadores encontraron que habían muerto más hombres en el grupo de intervención que en el grupo de control.

Un análisis reciente de los datos del estudio descubrió una conexión entre los hombres que murieron en el grupo de intervención que puede explicar este misterio: todos tomaron días de vacaciones cada vez más cortos. Los hombres del grupo de intervención que tomaron menos de tres semanas de vacaciones anuales tenían un 37 por ciento más de probabilidades de morir entre 1974 y 2004 que aquellos que tomaron más de tres semanas de vacaciones.

VACACIONES PARA ALIVIAR EL ESTRÉS

“No piense que tener un estilo de vida saludable compensará el trabajo demasiado duro y no tomarse vacaciones”, explicó en Timo Strandberg, autor principal del estudio y profesor de la Universidad de Helsinki. “Las vacaciones pueden ser una buena forma de aliviar el estrés”.

En su informe 2020 Stress in America, la Asociación Estadounidense de Psicología encontró que el 49 por ciento de los adultos dijo que su vida se ha visto afectada negativamente por el estrés. Los principales síntomas reportados fueron un aumento de la tensión en sus cuerpos y desequilibrios del estado de ánimo, como enojarse rápidamente o “morder” a un ser querido. Más de 6 de cada 10 adultos dijeron que una fuente importante de ese estrés era el trabajo.

Los efectos del estrés crónico no se limitan a hombros tensos y cambios de humor. El estrés agrava los problemas de salud existentes como la obesidad, la hipertensión arterial, los ataques cardíacos, los accidentes cerebrovasculares, la disfunción gastrointestinal y las afecciones de la piel y el cabello. Sería difícil encontrar un solo aspecto de la salud humana que sea inmune al daño causado por el estrés. Acertadamente llamado “pobreza de tiempo” es el precio que el estar demasiado ocupado cobra su salud y libertad para participar en prácticas de autocuidado.

VACACIONES SIN VACACIONES

Cuando los trabajadores tienen tiempo libre pagado del trabajo, muchos descubren que no pueden utilizar ese tiempo para viajar o relajarse, sino que usan esos días para citas con el médico, cobertura de cuidado de niños y hacer recados.

En el Proyecto 2018 de la Asociación de Viajes de EE. UU, indicaron que el 84 por ciento de los 4,349 adultos encuestados dijeron que, si bien valoran el uso de su tiempo libe pago para viajar, la falta de cobertura integral en el trabajo, combinada con el costo creciente de los viajes y las responsabilidades diarias de tener hijos podría no ser suficiente.

La desafortunada verdad es que tener tiempo libre pago se considera un lujo en los Estados Unidos, mientras que, en otros países, el tiempo libre del trabajo se considera esencial. En Alemania, por ejemplo, es legalmente obligatorio que todas las empresas garanticen más de cinco semanas de vacaciones pagadas para los trabajadores. Mientras tanto, EE. UU. tiene la distinción de ser la única economía avanzada que no garantiza ningún tiempo libre remunerado, indicó Well and Good.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar