Pensar en sorprender con un obsequio es una hazaña riesgosa, pero aquí te

contamos acerca de tres empresas nacionales que pueden contar con el toque personalizado y diferencial para honrar a papá.

Texto: Jazmín Gómez Fleitas

Para disfrutar del buen comer

Desde el 2017, Woodheritage ofrece tablas personalizadas para los amantes de la parrilla o la cocina. “Nació como una respuesta a un momento tan solemne como lo es preparar el tradicional asado. Que el parrillero no llegue bien solo con el sabor sino también a la vista, ese es el sentido y el propósito”, explica José Martínez Galeano, propietario.

Las tablas son realizadas de kurupa'y e yvyra pytã “que son maderas densas y resistentes”, acota. Así también, utilizan lapacho, guayacán, algarrobo, espina de corona, cedro y guayaibí.

Los tamaños son variados; es posible hallar desde tablas pequeñas hasta extragrandes. Todas son elaboradas de una sola pieza de madera y, por ejemplo, cuentan con potes para salsas incorporados, para quienes los prefieran. El modelo Genesis Line tiene una agarradera grande en uno de los extremos más dos potes para salsas. “Es el modelo exótico”, resalta.

La Colossus Line es rectangular con agarraderas en diagonal y con más potes para salsas incorporadas. El modelo Ironside es una tabla rectangular con manijas de estilo industrial; la Spirit, por su parte, es más sencilla y tiene un tamaño que oscila entre una pequeña y mediana. “Todas las tablas tienen un diseño rústico. Algunas más acentuadas en virtud a la forma natural de la madera”, destaca.

Una vez recibido, un pedido de tabla está listo para ser entregado en tres días aproximadamente, y los precios van desde G.150.000 hasta G. 750.000, dependiendo de los detalles y tamaños. La casa cuenta además con aceites para el cuidado de las tablas, para mantenerlas tonificadas de manera a evitar los resquebrajamientos que suelen aparecer en las maderas con el paso del tiempo.

Asimismo, brinda el servicio de barras móviles, las cuales sirven de apoyo al parrillero, además de ambientación en quinchos y mesadas con iluminación rústica. “Nos apasiona lo que hacemos, cada tabla que llega a las manos del cliente está hecha con dedicación y entrega, va con mucho sentimiento”, enfatiza el propietario de la firma, cuyo catálogo de productos se encuentra disponible en Instagram, en el perfil @woodheritage.

Para su compañía diaria

Si hace tiempo que tu papá necesitaba unos lentes de sol o nuevos armazones para sus lentes de lectura, qué mejor que unos de madera artesanalmente elaborados. Helce Melgarejo arrancó hace dos años con el proyecto que busca ubicarse como marca de diseño de identidad propia.

“Nos caracteriza la materia prima que utilizamos, el cuidado en los detalles, el diseño propio o diferente. No inventamos los lentes pero le damos una identidad propia con todos estos atributos. Además tienen garantía y el cliente puede volver para un mantenimiento de los lentes o cambio por algún desperfecto”, relata.

Actualmente, la marca cuenta con seis modelos de lentes que pueden combinarse con distintos colores de cristales. Los mismos están disponibles en madera de cedro, petereby y lapacho. El cedro es de color claro, el petereby de color marrón y el lapacho de negro intenso.

“Además, trabajamos con acetato de celulosa, que es un material que se puso de moda en los 60. Nació para reemplazar al plástico y es derivado de celulosa de madera y algodón. Es hipoalergénico y además permite una mayor variedad de colores, así como el transparente. Todos nuestros lentes vienen en una caja de madera de petereby, porque para nosotros es importante la presentación final del producto y recibimos muchos halagos solo por la caja”, explica el propietario y diseñador de la firma.

Los precios van desde G. 450.000 hasta G. 600.000, los cuales varían acorde a la madera. En cedro y petereby están G. 450.000, en lapacho G. 550.000 y en acetato G. 600.000. Están en Instagram como @laboratorioforma.

Para las horas de oficina

Termo para mate o tereré, portachequeras, portapasaportes, portalapiceras y necesers de cuero. “Ale Ale Cuero arrancó en el 2012 con dos líneas, la de frío y caliente, pero desde el 2016 con las ejecutivas, de viajes y parrilleras (portacuchillos y delantales de cuero)”, explica Tamara Hoberuk.

Todos esos productos son realizados en cuero legítimo, y sus creadores buscan que sean siempre personalizados. Los costos están a partir de G. 250.000 y varían acorde al pedido y los grabados. Los encontrás en Instagram como @aleale_cuero.