Te traemos nuestra selección mensual de libros.

Por: Jazmín Gómez Fleitas

CLÁSICO

Matilda

Roald Dahl

“Entonces la mente joven y fuerte de Matilda siguió creciendo, alimentada por las voces de todos los autores que habían lanzado al mundo sus libros como barcos al mar. Esos libros le dieron a Matilda un esperanzador y reconfortante mensaje: no estás sola”.

Matilda era una niña superdotada. Con cinco años, la bibliotecaria la introduce a la lectura adulta con Grandes Esperanzas de Charles Dickens. Ella ya había ido y venido con su carrito de juguete cargando libros varias veces. Sus padres mediocres la despreciaban y en la escuela, la directora también, hasta que un día decide usar sus poderes para no aguantar más el bullying.

Publicada en 1988 alcanzó fama mundial gracias a la película de 1996 dirigida por Danny DeVito. Una historia que nos muestra el poder que tienen los libros para encontrar nuestra propia voz y superar las situaciones adversas.

FICCIÓN HISTÓRICA

La ladrona de libros

Markus Zusak

“Las palabras estaban en camino y cuando llegasen, ella las sostendría como nubes en la mano y las escurriría como la lluvia”.

Una de las mejores historias de la literatura contemporánea. Publicada en el 2005 y ambientada en un pueblo del interior de la Alemania previa a la Segunda Guerra Mundial, se centra en Liesel Meminger, una niña huérfana a quien el gobierno ubica en la casa de una pareja adulta: Rosa y Hans Hubbermann.

Con el tiempo se dará cuenta de que ellos la quieren y la protegen, pero hay un secreto que ella no revela: no sabe leer. Su aventura con las palabras se dará en medio del surgimiento del partido nazi, la quema de libros y el ocultamiento de un joven judío. Las palabras le darán esperanza y consuelo, y a través de ellas reflexionará sobre su mundo.

NUEVO

La biblioteca en llamas

Susan Orlean

“Todas las cosas que están mal en el mundo parecen conquistadas por la simple promesa tácita de una biblioteca: Aquí estoy, cuéntame tu historia. Aquí está mi historia, por favor escucha”.

Susan Orlean un día llevó a su hijo a la biblioteca pública de Los Ángeles, tal como su mamá hacía con ellal, y descubrió una historia asombrosa. En 1986, medio millón de libros ardieron. Nadie le dio destaque a la noticia porque ese mismo día fue el accidente en Chérnobyl.

La biblioteca se cerró durante siete años y aunque no se pudo esclarecer el caso, todo apuntó a que fue provocado y a un nombre, Harry Peak. Susan realizó 300 entrevistas y trabajó seis años en este libro que indaga sobre la relevancia de las bibliotecas, su función de espacio común para las voces individuales y la reflexión sobre la memoria.