Esta es una típica ciudad americana, ubicada en el Sur de California. Con un clima perfecto, playas espectaculares, ambiente tranquilo e impresionantes parques temáticos, es un buena opción para aquellos viajeros que buscan algo diferente en Estados Unidos.

Por Nora Vega

San Diego conserva un centro histórico lleno de edificios victorianos imprescindibles de visitar. El Downtown puede considerarse como el distrito más importante de toda la ciudad, ya que aquí se concentra la mayor parte de los atractivos turísticos.

Esta es una de las ciudades más conocidas de la costa Oeste de Norteamérica y se destaca por ser un lugar lleno de historia. Como curiosidad: en este destino se encuentra la flota naval más grande del mundo, que pertenece al Ejército de los Estados Unidos.

Su interesante muestra de cultura la hace una zona súper interesante para aprender, pero al mismo tiempo para divertirse, ya que todos sus centros de visitantes son interactivos y muy dinámicos.

Diversión para todos

En San Diego hay diversión para todas las edades, desde Legoland California, en donde grandes y chicos disfrutan de los famosos bloques de construcción Lego; y SeaWorld, un lugar único en donde, si te considerás amante del mundo acuático, vas a sacarle mucho provecho, ya que vas a poder dar de comer a los animales, descubrir fantásticos acuarios de tiburones, pasear por la zona de las focas y los leones marinos, y descubrir el fantástico mundo de los pingüinos.

No te pierdas el Zoo de San Diego. Es uno de los más grandes del mundo y alberga más de 3700 animales de 650 especies diferentes. En él se encuentran también animales en peligro de extinción como los pandas gigantes y el tigre de Sumatra. Se divide en dos partes, una formada por el clásico zoológico y otra formada por el conocido Safari Park, donde se exhiben los animales en su hábitat, pero en un espacio mucho más amplio.

Entre tantas actividades de este parque se destaca Koalafornia, una de las más recientes exposiciones, ambientada en Australia. Los animales estrella de esta visita son los hermosos koalas australianos y también vas a poder ver otro tipos de animales como los marsupiales o los demonios de Tasmania.

Días de playa

San Diego es mundialmente conocida por sus extensas playas sobre el Océano Pacífico. La costa de Coronado es muy popular, así como Mission Beach y Pacific Beach. Si querés aprender a surfear, La Jolla goza de aguas más calmadas. Por su parte, Ocean Beach está lleno de mascotas y los restaurantes alrededor son pet friendly.

Este destino cuenta con un cálido y brillante tiempo soleado casi todo el año. De julio a octubre se considera la temporada más favorable para pasar hermosos días de playa.

Actividades imprescindibles

Visitar la Isla de Coronado: es realmente una ciudad dentro del Condado de San Diego y una de las zonas más caras. Su principal atractivo es el mirador desde donde se puede disfrutar de una espectacular vista.

Quedarte en un hotel de lujo: si tu presupuesto alcanza, pasar unos días en el hotel Coronado es una gran idea. Este lugar fue construido en 1887 en estilo victoriano. Es muy elegante y famoso por aparecer en la película Some like it hot, protagonizada por Marilyn Monroe.

Recorrer el Old Town: actualmente es una zona bulliciosa y animada, llena de tiendas y restaurantes, y en la que hay varias actividades turísticas y culturales para rememorar el pasado de la ciudad.

Pasear por Gaslamp Quarter: es como ir a un pequeño museo al aire libre de la época victoriana, ya que todas las casas son edificaciones históricas del siglo XVII. Este lugar está destinado a conservar el patrimonio histórico del centro de San Diego.

Conocer Little Italy: ¡una parada obligatoria! Lo que era un barrio de pescadores italianos llegados de la entonces lejana Europa se fue reinventando sin perder su espíritu. Es un barrio esencialmente gastronómico, así que aquí vas a poder emprender un tour de experiencias sensoriales.

Ver una puesta de sol fabulosa: el Sunset Cliffs Natural Park es un extenso parque natural situado junto al Océano Pacífico, en el extremo Oeste de Point Loma. Es una zona privilegiada para ver uno de los mejores atardeceres, de ahí su nombre.

Ir a los museos: en San Diego hay un montón de museos para visitar. Uno de los más conocidos es el Midway AirCraft, un museo flotante, que en realidad es un portaviones militar. El Museo del Aire y del Espacio; y el Museo de Arte son otros que no pueden faltar en tu lista.

Divertirse en el parque Balboa: este lugar recibe su nombre en homenaje al famoso explorador español Vasco Núñez de Balboa. Cuenta con 15 museos, teatros, jardines, restaurantes, el famoso Zoo de San Diego o zonas para practicar todo tipo de deportes.

Viajar en tranvía: el sistema del transporte público es la manera más rápida, divertida y fácil de recorrer la ciudad.

Sacarse una foto en el famoso Puente Coronado: el símbolo más reconocible de San Diego. La longitud del puente es de 3500 metros y su construcción se completó en 1969.

Hacer una fogata: vida de playa es el estilo californiano. Aprovechá el buen tiempo que ofrece San Diego y viví un momento de distensión en el océano Pacífico.

Aprender a surfear: este destino tiene múltiples escuelas que enseñan esta disciplina. Practicá sobre la tabla en sus playas más conocidas.

Disfrutar como un niño en Belmont Park: en donde una de sus atracciones más icónicas es la montaña rusa Giant Dipper, también conocida como Mission Beach Roller Coaster. Está hecha de madera y ¡fue construida en 1925!

Realizar una excursión a Tijuana: cruzar la frontera recordando todas las películas en las que los forajidos han intentado hacerlo y visitar una de las ciudades más cosmopolitas de México es una aventura que hará que tus vacaciones sean memorables.