Marta Díaz Monjagatta es la figura femenina de GEN, el canal de televisión del Grupo Nación de Comunicaciones. Todas las noches comparte set con Guillermo Grance en Info+, y, con Clari Arias, los martes, en Fuego Cruzado. ¿A qué desafíos aspira la presentadora de tevé?

Por: Micaela Cattáneo

Fotos: Fernando Riveros

Es la primera vez que Marta (27) forma parte de un medio de comunicación. Antes de sumergirse al mundo del vivo, se dedicaba de lleno al modelaje. Desde los 15 años, viene adquiriendo la cultura del trabajo, desenvolviéndose, principalmente, como promotora de marcas y protagonista de varias publicidades de una compañía telefónica muy importante del país.

Los desfiles de moda también le abrieron camino para llegar a donde más deseaba: la televisión. Hizo pasadas en los escenarios del Asunción Fashion Week, del Paraguay Alta Moda y del Asunción se viste. Tampoco pasó desapercibida en las pasarelas de los principales certámenes de belleza: fue elegida Primera Princesa en Miss Italia nel Mondo Paraguay 2013 y Miss Pacific Paraguay en Miss Paraguay 2016.

El modelaje me ayudó a no tenerle miedo a las cámaras, sobre todo, porque los trabajos que tomé, desde muy chica, me exigían hablar”, recuerda de aquellos primeros años en el oficio. De hecho, cada una de estas experiencias la motivaron a elegir una carrera en la que, al igual que en el modelaje, pudiera estar en contacto con la gente. Así llegó al periodismo. Estudió en la Universidad Americana, durante un año y, luego, continuó formándose en la Universidad del Norte. Lo mejor estaba por llegar.

Su participación en estos espacios la mantuvieron en contacto con profesionales del medio, quienes veían en ella un perfil serio pero a la vez fresco. Desde hace un año y cinco meses, el canal de televisión GEN la tiene como una de sus figuras más importantes. Conduce el noticiero de las 19, junto al periodista Guillermo Grance y, el programa Fuego Cruzado, todos los martes a las 21, junto al periodista Clari Arias.

Sobre ambos formatos, detalla: “En Info+ tocamos temas de interés general, hacemos enlaces en vivo y tratamos siempre de incorporar los segmentos con entrevistas. Fuego Cruzado, en cambio, tiene una temática distinta: se desarrolla en un set ambientado como una agencia de detectives, donde Clari es el detective malo y yo la buena. Y ambos hacemos la entrevista mano a mano con el invitado”.

Durante este año y medio en la pantalla de GEN, acompañada de profesionales de la comunicación, aprendió que lo más importante a la hora de hacer una entrevista es escuchar al invitado. “Sobre todo para las repreguntas. Nunca entro al estudio sin, por lo menos, tener cinco preguntas en la cabeza. Mis compañeros de trabajo me dicen que ‘siempre hay que aportar algo más’. Trato de llegar a la gente de la forma más auténtica posible”, confiesa la conductora.

La información que más le gusta tratar es la que está relacionada al ámbito social, cultural y de salud. Y con la política, tampoco se lleva mal. “Cuando empecé no estaba tan metida en esa área. Sin embargo, ahora que todos los días presento noticias sobre la misma, le voy tomando el gusto. Sobre todo porque es como una cadena, una continuación de los hechos que ya vienen sucediendo”, explica.

Al tratarse de un formato multimedia, tanto ella como sus colegas intervienen en la producción del noticiero. “Redactamos, cargamos zócalos, buscamos videos, sugerimos quién puede estar como invitado, etc. Hacemos de todo para llegar a nuestro público objetivo: el ciudadano joven”, relata.

Y continúa: “Desde GEN entendemos que, hoy en día, el joven no se sienta a ver televisión. ¿Por qué? Porque está todo el día con su smartphone y quiere que las noticias sean rápidas y breves. Por eso es que armamos videos bien explicativos y dinámicos”.

Una de las presentadoras paraguayas que más admira es Sanie López Garelli, sobre todo, por el perfil que mantuvo en los medios todos estos años. “Ella hace de todo, tanto entretenimiento como periodismo informativo. Y nunca estuvo metida en ninguna polémica. Siempre fue seria”, describe Díaz Monjagatta.

De hecho, destaca el trabajo que López Garelli hizo siendo corresponsal de CNN. “Aspiro a lo mismo. Me gustaría poder ser corresponsal de CNN, como ella, o presentadora de algún noticiero en otro país”, comenta sobre sus metas. Y destaca: “Las mujeres debemos ocupar espacios en los medios de comunicación, sobre todo, para humanizar la manera en que se dan las noticias”.

En el día a día, las redes sociales son una herramienta importantísima para su trabajo, aunque eso no lo refleje en sus cuentas. “No me gusta subir tantas cosas, sólo lo necesario. De hecho, cuando llegué al canal, no tenía Twitter. Ahora sí. Pero en orden de importancia, creo que al Instagram le presto más atención, me gusta más”, revela.

Su rutina con la información arranca a las 11, cuando ingresa al canal. Desde entonces, no para. A las siete menos cuarto, ya maquillada y peinada, entra al estudio para que le acomoden el micrófono. Ella sabe que en unos minutos más, a las 19 puntualmente, su sueño de contar historias de vida frente a una cámara, se vuelve a hacer realidad.