La embajadora de Para­guay ante la Santa Sede (Vaticano), Leticia Casati, dio detalles del recibimiento que le dio el papa Francisco cuando el sábado 27 de agosto acudió a presentar sus cartas creden­ciales. El Pontífice recibió a la diplomática y a su familia en una audiencia privada que duró 30 minutos, en la que nuevamente ensalzó la figura de la mujer paraguaya como la más gloriosa de América.

“Qué alegría que Paraguay haya mandado una mujer para representar a todas las mujeres, las más gloriosas de América, lanzó. Y se alegró mucho al ver el familión que me estaba acompañando. Le pedimos una bendición por el Paraguay, por las fami­lias y la misión que me toca emprender”, comentó a La Nación/Nación Media. Dijo que el Papa hizo bromas y en medio de risas preguntó si le llevaron la chipa paraguaya.

IMPULSAR UNA AGENDA COMÚN

Casati agradeció a Fran­cisco por el reconocimiento a nuestro país por su fide­lidad hacia la Iglesia con la reciente designación del cardenal Adalberto Martí­nez. “Le transmití el apoyo que el Paraguay brinda a su gestión y el interés que tene­mos de impulsar temas en la agenda común”, señaló al mencionar que hablaron sobre la educación de jóve­nes y niños y el cuidado del medioambiente.

Destacó que el diálogo se dio en un ambiente cordial y distendido e incluso en medio de bromas. “Le men­cioné que nosotros podría­mos juntos iniciar activida­des para poder promocionar ‘Laudato si’ y crear mayor conciencia en la preserva­ción del medioambiente y en particular del agua y la pro­ducción de energía limpia y renovable”, refirió.

El Papa pidió a la represen­tante paraguaya contactar con sus colegas latinoame­ricanos y del Caribe para unirse y discutir todas las ideas planteadas en esta reu­nión. “Me dijo que la puerta de su despacho siempre estaba abierta y me bromeó: para entrar, no para salir. Que las veces que quiera me dijo que podía ir y plantearle proyectos y compartir con los demás colegas”, significó.

Dejanos tu comentario