La jueza Magdalena Narváez no leyó todo el expediente y eso la llevó a cometer errores, al haber admitido un inmueble embargado como garantía real. Una propiedad valuada en G. 460 millones, que había sido propuesta por la defensa del diputado Ulises Quintana a principio del proceso, cuando el anterior magistrado de la causa, el juez Ayala Brun, le impuso la medida de prisión preventiva y embargos. Medida que Narváez alegaba desconocer y la revoca, otorgándole su libertad. Fue lo manifestado por la jueza en entrevista con la radio 800 AM.

Quintana está procesado por lavado de dinero, exportación e importación de drogas y asociación criminal, enriquecimiento ilícito, así como tráfico de influencias. “Esto sí debo reconocer, fue un error del juzgado, el no tener eso a mano, en el momento de definir sobre el inmueble que se iba a dejar en garantía real. Ese fue el inmueble que él ofreció al momento de su audiencia del 242, al inicio de este proceso. Y yo tomé eso como situación que podía seguir manteniendo como la fianza real. Pero eso no es el fondo de la decisión, es una fianza que puede ser modificada”, expresó sobre su actuar la jueza Narváez.

“El puede ofrecer otro inmueble y se modifica la fianza como garantía. Yo le voy a exigir y él puede ofrecer”, fue la respuesta de la jueza penal de garantías al ser consultada sobre qué debería hacer para rectificar su dudoso actuar. “Si no presenta nada hoy (ayer) yo le voy a estar exigiendo”, atinó a decir la jueza sobre la modificación de la fianza real.

La jueza Narváez siguió develando los errores en los que incurrieron al decir “lo que pasó es que la audiencia no fue pública, la defensa presentó como un incidente, no ofrece ninguna garantía real, piden la revocatoria de la prisión, pero no ofrece una garantía real. Se corrió traslado, contestó el Ministerio Público, y después yo resuelvo. Se hizo un proceso por escrito”.

Al ser consultada acerca de si conoce a lo que se expone por haber admitido un error de su juzgado, de su decisión de admitir como fianza un inmueble embargado, dijo no saber “a lo que me puedo exponer, porque no es un mal desempeño de funciones. Es un error procesal, dentro del proceso que se realizó por escrito”.

Reafirmó su error procesal a reiterar que el supuesto inmueble “no fue un ofrecimiento de él (Ulises Quintana) de mala fe”, sino que un error procesal de su juzgado. “Yo lo tomé (el inmueble) por el ofrecimiento que se hizo en su momento” con lo cual reiteró su mal desempeño al resolver la libertad de Ulises Quintana sin haber leído el expediente, donde explícitamente lo consideran embargado.

Magdalena Narváez.
Magdalena Narváez.


Seguirá militando en las filas de Colorado Añetete

El presidente Mario Abdo, al ser consultado sobre si existirá alguna sanción política o si se lo apartaría del movimiento Añetete a Ulises Quintana, aclaró que aguardarían a que culmine el proceso para luego sentar postura.

“Él está enfrentando la justicia, nosotros vamos a esperar ese proceso y una vez que culmine, nosotros vamos a tomar una decisión política”. En ese sentido, manifestó “por más que genere dudas de uno u otro lado, porque existen, tenemos que respetar las instituciones”.

Al mencionarle al Presidente sobre lo manifestado por el titular de la Secretaría Nacional Antidrogas, Arnaldo Giuzzio, de que existen elementos que lo vinculan a Ulises Quintana con el narcotráfico respondió: “Por supuesto, él hizo el procedimiento, él tiene que defender su tesis y la Justicia tiene que emitir el final de un proceso de investigación”.

Sobre el papel de Ulises Quintana dentro de Añetete mencionó: “Como todos ustedes saben que nosotros no le dimos la chapa cuando quiso candidatarse por las dudas que teníamos de este proceso”.

Al ser consultado si esto afectaría al movimiento oficialista, Abdo afirmó que no perjudica al movimiento ni a su imagen. “No, ¿por qué? Cada uno es responsable; yo no puedo ser responsable de lo que hacen los demás”. “Mientras él esté dentro del movimiento, no creo que afecte al movimiento Añetete ni a mi imagen”, concluyó.

Seguidores del diputado lo recibieron en caravana

Parte de la caravana realizada por los seguidores del diputado Quintana.
Parte de la caravana realizada por los seguidores del diputado Quintana.

Seguidores del diputado Ulises Quintana realizaron ayer una movilización de bienvenida al legislador a su llegada a Alto Paraná, ayer a las 15:30. Se concentraron cerca del peaje en el km 24 de la Ruta 7 “Dr. Gaspar Rodríguez de Francia”, donde el legislador bajó a saludar y luego abordó una camioneta encabezando una caravana de 500 vehículos, aproximadamente, hasta Ciudad del Este. La mayoría de los automóviles portaban carteles que decían “Justicia para Ulises”. En su trayecto hasta el centro de la capital paranaense, la caravana generó un desastre al de por sí caótico tránsito, especialmente desde el km 16 de Minga Guazú. Los bocinazos de apoyo al legislador también se mezclaron con los bocinazos de protesta por lo que estaba ocurriendo en la circulación vial.

“Nunca temí por mi libertad, nunca temí por la muerte, pero sí por la suerte de mi querido Paraguay. Agradezco a tanta gente que viene a demostrarme su confianza, vamos a construir un mejor porvenir para el Alto Paraná, pero vamos a escribir la historia de manera diferente, no con sangre, sí con justicia, con igualdad de oportunidad y progreso para el país”, dijo Quintana cuando bajó en la zona del peaje para saludar a sus adherentes. Repitió que existe “mucha injusticia en Paraguay, es lamentable el desempeño de la Justicia, muchas persecuciones, pero tengo esperanza de que esta Justicia vaya cambiando para un mejor Paraguay, que los jueces y fiscales actúen con objetividad, hoy fue Ulises Quintana, mañana puede ser otro ciudadano”.

Insistió en que es “una persona honesta que siempre luchó contra la corrupción y si tuve que pagar el precio de esta manera, no estoy arrepentido, lo haría de nuevo diez veces”. Consultado sobre su futuro político, dijo que tiene un compromiso con Alto Paraná y que trabajarán por reivindicar para la gente a un departamento que es tierra de oportunidades. La bienvenida culminó con un acto en el Complejo Natura de Ciudad del Este, donde varios dirigentes asistieron.