En referencia al probable reajuste del sueldo mínimo, Eduardo Ojeda, represen­tante de la Corriente Sindical Clasista (CSC), mencionó que “los trabajadores están deses­perados, que haya un aumento del 5% o 6% es una burla, eso hace que el trabajador esté en peores condiciones, por­que viene el aumento salarial y luego viene el aumento de los precios de la canasta familiar, lo que lo golpea duro nueva­mente”, enfatizó.

Consideró que “el poder adquisitivo del trabajador empeoró”. “La medición del costo de vida para nosotros no es confiable, es absoluta­mente irreal, no contempla la realidad de los costos de la alimentación del costo de vida de los trabajadores”, acotó.

Ojeda aseveró que “existe una pérdida del poder adqui­sitivo de casi el 50% del salario mínimo. Es decir, el costo para la sobrevivencia de una fami­lia, de 4 personas, es como mínimo de G. 4.000.000. Y con el salario mínimo que estamos a G. 2.200.000, es insignificante prácticamente para llegar a fin de mes”.

Afirmó también que “todos los aumentos salariales o con­quistas laborales se han hecho con huelgas generales y con movilización. Con un salario mínimo podes mínimamente pelear para sobrevivir con eso, la alimentación, el pago de la escuela de los chicos, el pasaje, vestimenta, pagar el alquiler, la luz, el agua, con eso peleás”. “No creemos que se pueda dar un aumento del 50% ahora, pero se puede hablar de un proceso, por lo menos para recuperar el poder adquisi­tivo de los trabajadores en 2 años”.