Un duro enfrenta­miento a los gritos y que casi llegó a los golpes entre los senadores liberales Dionisio Amarilla (llanista) y Enrique Salyn Buzarquis (efrainista) marcó el final de la sesión de ayer en la Cámara Alta. El pleno estaba discutiendo quién reempla­zaría al senador Paraguayo Cubas, suspendido el pasado jueves por 60 días, pero el altercado sirvió de excusa para levantar la sesión debido a que ningún sector cerraba los números para definir a quién convocar para ocupar la banca de Cruzada Nacional.

Los liberales aprovecharon la discusión sobre si se debe­ría convocar al suplente de acuerdo a la lista proclamada del TSJE y lo que establece el artículo 187 de la Constitu­ción Nacional, o se debía ele­gir al suplente del partido más votado, de acuerdo al artículo 164 del Código Electoral.

Entonces afloraron las acu­saciones de violadores de la Constitución y ambos legis­ladores, con procesos judicia­les en su contra, se tildaron mutuamente de “ladrones”, discutieron, gritaron, se acer­caron amenazantes cara a cara hasta que los detuvieron.

Buzarquis llamó a su colega “hijo de Froilán Peralta y recaudador de la Contraloría”. Peralta fue el rector de la Uni­versidad Nacional de Asun­ción forzado a renunciar por la movilización estudiantil del 2015. Amarilla ocupaba la administración de la casa de estudios terciarios.

En respuesta a las acusacio­nes de Buzarquis, Amarilla lo acusó de “ver el conflicto del 31 de marzo por televi­sión, escondido en Carme­litas”, en alusión a las mani­festaciones ciudadanas antienmienda del 2017.

Otros legisladores se inter­pusieron entre ambos para evitar la agresión física, pero el desorden se había apode­rado de la sala y como no había votos para definir convocar a algún suplente para susti­tuir temporalmente a Cubas, el titular de la cámara optó por levantar la asamblea.

Inicialmente esta convoca­toria se realizó a petición de legisladores colorados con el apoyo de sus colegas de la bancada llanista. Ante esta situación, se presumió que nuevamente esta bancada cerró acuerdos con el Par­tido Colorado, para convocar a Arnaldo Franco, ex secreta­rio de Horacio Cartes durante su presidencia.

En tanto, el sector liberal afín a Efraín Alegre reclamó que, como suplente de la banca, debe asumir Eusebio Ramón Ayala.

Pero esta opción quedó rele­gada ante una amplia mayo­ría que impuso el pacto, que finalmente cayó cuando el llanismo revió su postura, durante la sesión extraordi­naria. La línea encabezada por el senador Blas Llano sos­tuvo que la banca de Cubas no debe ser ocupada por ningún suplente porque el senador está suspendido solo por 60 días y no de forma definitiva.