El doctor Ricardo Preda, abogado defensor del sena­dor colorado Javier Zacarías Irún, se mostró sorprendido ayer por el pedido de desa­fuero de su cliente que pre­sentó la jueza Teresita Cazal, pues la misma se había inhi­bido del caso. “El único momento en que un juez que se inhibió puede emitir una decisión es cuando se trata de medidas cautelares o anti­cipo jurisdiccional de prue­bas”, explicó Preda.

“Me extraña sobremanera que una jueza que se ha inhi­bido haya firmado algo porque en la primera presentación tenía una causal. Recuerdo que el abogado Marcos Rubén Fernández se había presen­tado para una casual, pero en aquella ocasión la jueza Teresita Cazal se había inhi­bido. Si firmó una providen­cia por la cual remite un ofi­cio estando inhibida, es una circunstancia que transgrede la regla del Código Procesal Penal y se encuadra en una infracción dentro de la Ley de Enjuiciamiento de Magistra­dos!”, apuntó.

Preda comentó que “a nues­tro criterio este pedido de desafuero firmado por Tere­sita Cazal carece de total legalidad” y que “con estas condiciones en consecuen­cia el Senado no debería tra­tar, mientras nos llegue otro oficio”.