El pedido de juicio polí­tico contra los minis­tros del Tribunal Superior de Justicia Elec­toral (TSJE), Jaime Bes­tard, María Elena Wapenka y Alberto Ramírez Zambo­nini, ya fue derivado a la Comisión de Asuntos Cons­titucionales para su estudio y posterior dictamen. El libelo acusatorio fue pre­sentado por un grupo de diputados de la oposición el pasado 4 de diciembre, con las acusaciones de preva­ricato y mal desempeño de funciones.

En este sentido, la dipu­tada Rocío Vallejo, una de la proyectistas, indicó que una vez que la comisión asesora dictamine sobre el documento, ya se podrá tra­tar en el pleno de la Cámara de Diputados. Asimismo, indicó que deberá ser dicta­minado por la comisión la próxima semana, teniendo en cuenta que solo hasta el 19 de diciembre se podrá tratar antes de que el Parlamento entre en receso.

“Si la comisión dictamina la próxima semana, podemos pedir que entre en la última sesión que es el 19 de diciem­bre, el período parlamenta­rio culmina el 21 de diciem­bre, entonces a nosotros nos quedan dos sesiones más”, manifestó la parlamentaria. Agregó que incluso se podría solicitar una sesión extraor­dinaria antes del inicio del receso parlamentario.

Por otra parte, Vallejo indicó que se debe analizar los números para aceptar el enjuiciamiento de los magis­trados electorales, lo que hasta el momento no exis­ten los votos para llevar ade­lante el proceso. La Cámara de Diputados requiere de mayoría de dos tercios para su aprobación, una vez que se apruebe se debe designar a los fiscales acusadores, y posteriormente en la Cámara de Senadores (que actúan de jueces) por mayoría absoluta de dos tercios, juzgar en jui­cio público a los acusados.

El pedido de destitución de los magistrados obedece a que la intendenta de Ciudad del Este, Sandra McLeod, presentó su dimisión al cargo y la Justicia Electoral llamó a elecciones munici­pales, sin que la renuncia sea aceptada. Finalmente, la convocatoria quedó sin efecto y la jefa comunal retiró su pedido de dimisión. Por este hecho se los acusa de incurrir en mal desempeño de sus funciones.