Componentes del Consejo Superior Universitario de la Universidad Politécnica Tai­wán-Paraguay se reunieron por primera vez en la sede del Ministerio de Hacienda y resolvieron que las clases se iniciarán el próximo 5 marzo.

Del encuentro participa­ron el titular de Ministe­rio de Hacienda, Benigno López Benítez; la ministra de Industria y Comercio (MIC), Liz Cramer; el ministro sus­tituto de Educación y Cien­cias (MEC), Robert Cano; y el embajador de Taiwán, Diego Chou.

La primera convocatoria para exámenes de ingreso será en febrero del 2019 y el inicio de clases el 5 de marzo.
La primera convocatoria para exámenes de ingreso será en febrero del 2019 y el inicio de clases el 5 de marzo.

El rector interino, Carlino Velázquez, informó que la universidad albergará a unos 100 estudiantes de todo el país. En la ocasión analizaron cuá­les son los documentos pen­dientes que serán presenta­dos al Consejo Nacional de Educación Superior (Cones) el próximo 14 de diciembre, para obtener finalmente la licencia que permita el inicio de las actividades académicas.

LICENCIA DE OPERACIÓN

Asimismo, explicó que este proyecto cuenta con la aproba­ción legal de las instituciones encargadas, siendo la licencia de operación el último trámite documental requerido antes de avanzar con la promoción de carreras.

De acuerdo al cronograma, la primera convocatoria para rendir el examen de ingreso será la última semana de febrero del 2019 y el inicio de clases para el 5 de marzo.

Las cuatro carreras habi­litadas serán: Ingeniería en Informática, Ingeniería en Electrónica Mecánica, Ingeniería Civil e Ingeniería Industrial, con 100 plazas por año, un promedio de 25 estu­diantes por carrera. Las cla­ses serán dictadas en la sede del Comité Olímpico Para­guayo, que ya cuenta con los laboratorios y aulas acondi­cionados para el efecto.

MODERNO INMUEBLE

La Universidad Politécnica Taiwán-Paraguay está situada en un inmueble de 10,32 hec­táreas, ubicado en inmediacio­nes del Parque Guasu, sobre avenida Madame Lynch, a metros de su intersección con la avenida Aviadores del Chaco, del barrio Campo Grande de Asunción.

El Estado paraguayo fue el res­ponsable de la administración, equipamiento e infraestruc­tura del edificio y Taiwán pro­metió colaborar con el salario de los catedráticos asiáticos, el diseño de la malla curricular y el equipamiento de los labora­torios requeridos.