El jefe del autodeno­minado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), Alcides Oviedo Brítez; su esposa, Carmen Villalba, y Aldo Meza, implicados en el secuestro de María Edith Bordón, comparecieron ante el juzgado de la ciudad de Lambaré por la nueva causa “hecho punible de tentativa de homicidio”.

Los tres integrantes del EPP se abstuvieron de declarar y continuarán con prisión pre­ventiva.

La causa guarda relación con lo sucedido en el mes de julio del 2004, cuando los tres fueron detenidos por los efectivos policiales en Capi­lla del Monte, ciudad de San Lorenzo.

En aquella ocasión, el fis­cal Federico Delfino imputó a los tres por tentativa de homicidio, ya que esta causa nunca había sido diligenciada, explicaron.

De acuerdo a los anteceden­tes, los guerrilleros eran buscados por el secuestro de María Edith Bordón.

En esa fecha se desplazaban en un automóvil, pero en su camino, sobre la avenida Manuel Ortiz Guerrero, que une Ñemby con San Lorenzo, la Policía había instalado una barrera de control.