Por medio de la resolución Nº 910 del 12 de junio del corriente, el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) dejó sin efecto la disposición del anterior titular Dr. Hugo Idoyaga, quien monopoli­zaba la comercialización de vacunas antiaftosa y anti­brucélica a cargo de la Fun­dación Servicios de Salud Animal (Fundasa), que era administrada por los gana­deros Carlos Trapani y Fer­nando Serrati y generaba unos US$ 30 millones anua­les. De este modo, más de 1.200 casas expendedoras y centros de distribución habilitados, por el Senacsa, podrán volver a comerciali­zar dichos productos entre los ganaderos.

Según lo explicado por el titular del Senacsa, Dr. Fre­dis Estigarribia Cardozo, la decisión fue tomada en base a los reclamos que se habían generado por parte de las casas expendedo­ras y centros de distri­bución habilitados por el Senacsa, teniendo en cuenta que la anterior resolución 537/2018, firmada por Ido­yaga, establecía que “única y exclusivamente” la comer­cialización debía realizarse a través de la Fundasa.

Fernando Serratti, Carlos Trapani y Hugo Idoyaga.
Fernando Serratti, Carlos Trapani y Hugo Idoyaga.

Con esta determinación, más de 1.200 casas expen­dedoras de vacunas queda­ron inhabilitadas y pasaron a conformar una asociación, desde la cual solicitaron la reconsideración a las auto­ridades del Senacsa, quienes estudiaron y analizaron con el equipo técnico y jurídico de la institución la medida.

De acuerdo a lo manifes­tado por Estigarribia, resul­taba llamativo el acuerdo por el cual se establecía dicha exclusividad. “Evi­dentemente, se pusieron de acuerdo y se les habilitó solamente para la última campaña de vacunación. Mi parecer, de hecho, es que se debía hacer tal como noso­tros lo establecimos ahora y que es como anteriormente estaba”, explicó a la emisora 650 AM.

“No obstante, vamos a ser también rigurosos con las casas expendedoras y vamos a recorrer para verificar que cumplan con todos los requisitos para poder rea­lizar la comercialización”, aclaró el funcionario.

ACUERDO POR 10 AÑOS

El año pasado se firmó el acuerdo marco de coope­ración entre el Senacsa y la Fundasa para llevar ade­lante las actividades de inmunización, fiscalización y registro enmarcadas en el Programa Nacional de Erra­dicación de la Fiebre Aftosa y el Programa Nacional de Control, Prevención y Erra­dicación de la Brucelosis, sin perjuicio de incluir otros programas de lucha contra enfermedades que afectan a la salud animal, en el marco de la legislación nacional. El convenio tenía una dura­ción de diez años, por lo que si se mantenía el monopolio de la vacunación, este grupo debía manejar un total de 300 millones de dólares, aproximadamente.

Al respecto, el ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Gneiting, señaló en el programa La Caja Negra que esto no puede quedar así y puso énfasis en que el Senacsa, bajo la administra­ción de Idoyaga, no cumplía con sus propias normativas. “Estamos muy tranquilos, muy seguros, pero vamos a llevar esto hasta el final. Tenemos que esclarecer todo. Me impacta ver a un empresario, como Jair (de Lima), diciendo que lo único que quiere es traba­jar”, declaró Gneiting en referencia a que los mis­mos protagonistas de esto son los que denunciaron el supuesto caso de coima al Frigorífico Concepción.

“Mandamos una nota a la Fiscalía de Delitos Econó­micos y a la Fiscalía Gene­ral para ponernos a disposi­ción. La denuncia de coima es totalmente fundada en chismes. Dicen que alguien dijo que dijeran que se pidió dinero. Esto no puede ser. Ahora siguen las audito­rías y van apareciendo más informaciones. Seguiremos recabando muchos datos porque van a empezar a sur­gir las responsabilidades. Hay faltas administrativas gravísimas, falló todo el sistema y es muy llamativo que las tres personas que nos denuncian están invo­lucradas en este esquema: Carlos Trapani, Hugo Ido­yaga y Fernando Serrati”, insistió el ministro.

Resaltó que en tres meses recaudaron más de G. 42 mil millones. El ex titular del Senacsa debe aclarar en detalle todos los gastos administrativos que tenía.

“Desde la semana pasada tuvimos varios indicios relacionados con Fundasa, cuyo presidente es Car­los Trapani, que monopo­lizaba el servicio de vacu­nas antiaftosa. Era el único autorizado para hacerlo y el proveedor era el señor Fernando Serrati”, indicó el secretario de la cartera de Agricultura y Ganadería.

CORTINA DE HUMO

Según el titular del Minis­terio de Agricultura y Ganadería (MAG), Dr. Luis Gneiting, el ex presidente del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) Dr. Hugo Ido­yaga estaría involucrado en la Fundasa, que maneja el monopolio de la vacuna­ción antiaftosa.

El ministro Gneiting dijo que referente a la importación irregular de la carne por Fri­gorífico Concepción, se des­vió totalmente el punto ori­ginal. Indicó que se montó todo un esquema a través de los medios de comuni­cación para realizar acusa­ciones contra su persona y el ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite, sobre un supuesto pedido de coima de US$ 600.000. Según la denuncia, reali­zada por el Dr. Carlos Tra­pani, US$ 100.000 iban a ser para él y el resto para Leite.

En ese sentido, el titular del MAG aseguró: “Jamás nos metimos en un pedido de coima, todas son conjeturas, no hay pruebas para poder acusar”. Además, la persona que inició toda la polémica dijo que “era un simple men­sajero”, en alusión a Carlos Trapani.

Por su parte, Carlos Tra­pani, ex titular de la Aso­ciación Rural del Paraguay, reconoció que es presidente de la fundación, pero negó monopolizar junto a Hugo Idoyaga y Fernando Serrati el negocio de las vacunas.

En contacto con la 780 AM, Trapani mencionó que ocupa la presidencia de la funda­ción por iniciativa propia de la Rural para trabajar con las comisiones de salud en las campañas de vacunación. En relación a las declaraciones del ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Gneiting, alegó que puede refutarlas con documentaciones y ase­guró que puede probar que las acusaciones son falsas. Aseguró que la fundación en cuestión rinde cuentas al Senacsa y la ARP. Agregó que durante su administra­ción se creó una página web en la que se publican infor­mes financieros. “Es más transparente que el agua el manejo financiero de la fun­dación”, expresó al reiterar que no existe ningún nego­ciado con las campañas de vacunación.