Con 54 votos, la Cámara de Dipu­tados se ratificó en su sanción inicial de elevar el impuesto al tabaco entre el 18% al 22%. El proyecto legislativo quedó sancio­nado y ahora pasa al Ejecu­tivo para su promulgación o veto.

El Senado se había ratifi­cado la semana pasada en su intención de elevar entre el 30% y el 40%, con el adicio­nal cobro de G. 1.500 por cada cajetilla. Esta versión solo recibió el apoyo de 18 dipu­tados de la oposición.

Al momento de su trata­miento se apuntaron más de una veintena de diputados para el debate, entre ellos el liberal Édgar Acosta. Este aseguró que no se trata de un impuesto dirigido contra el presidente Horacio Car­tes, quien es empresario de la industria tabacalera, sino que se necesitaba un mayor tributo por los problemas de salud pública que acarrea el tabaco. Acotó que la inten­ción era "desalentar el vicio" y además destinar el dinero al tratamiento de las personas que se enfermaron a causa del cigarrillo.

El legislador mencionó al próximo ministro de Salud, Julio Mazzoleni, quien comentó que estaba a favor de un mayor aumento del impuesto al tabaco, por lo que señaló que esperaba el acompañamiento de la ban­cada de Colorado Añetete al lineamiento que se percibía del líder y presidente electo Mario Abdo Benítez, que en su momento había acompa­ñado la aprobación del pro­yecto versión Senado.

Ante las críticas de legisla­dores opositores, el oficia­lista Mario Soto Estigarribia aseguró que los parlamenta­rios ya tienen su voto defi­nido, por lo que instó a pasar directamente a la votación. Así se dio y se sancionó el proyecto de ley con la rati­ficación de 54 votos a favor de la versión Diputados y 18 a favor de la del Senado. El pre­sidente de la Cámara Baja, Pedro Alliana, sostuvo que se tuvieron en cuenta los dic­támenes de varias comisio­nes para tomar esta decisión y aseguró que no se legisla a favor o en contra de alguien. Alegó que un aumento de impuesto superior al apro­bado pondría en riesgo varios empleos de personas que trabajan en la industria tabacalera.

FINANCIAMIENTO POLÍTICO

La Cámara de Diputados se ratificó en su versión del proyecto de ley que modifica el Código Electoral sobre el Financiamiento Político. Al respecto, el el diputado colorado Bernardo Villalba expresó que las comisiones de Asuntos Constitucionales y Legislación analizaron de forma comparativa lo que había aprobado Diputados y las modifica­ciones introducidas por el Senado.

Ambas mesas asesoras conclu­yeron que lo aprobado por Diputados es mucho mejor y brindaba mejores controles, por lo que aconsejaron la ratificación de la versión Diputados. Por otra parte, legisladores de la Cámara Baja también se ratificaron en el proyecto de ley que tiene que ver con el control de los bienes provenientes de hechos ilícitos, control del lavado de dinero y bienes.

El proyecto sancionado por Diputados contemplaba la inclusión de Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bie­nes (Seprelad). Ambos proyectos vuelven al Senado.