La ministra de la Secretaría Nacional de Bienes Incautados y Comisados (Senabico), Karina Gómez, se ratificó en que no habrá ningún tipo de injerencia familiar en el polémico caso de Dario Messer. Aseguró que los miembros de su familia están totalmente exentos de la causa por la que es investigado el empresario.

En comunicación con la radio 970 AM, señaló que es una cuestión totalmente circunstancial que su esposo Germán Román Gamba esté trabajando como comisionado del Ministerio Público en la Asesoría Jurídica de la Presidencia de la República. "Mi esposo está como un funcionario más en la Asesoría Jurídica, no es que esté ocupando un cargo de dirección o sea el asesor jurídico. No es la forma como se ha relatado", aclaró la secretaria de Estado con respecto a publicaciones de ayer del diario del Grupo Vierci.

Asimismo, ratificó que como ministra de la Senabico cumple las funciones normales que le competen según las leyes, las cuales son administrar los bienes que sean incautados. Al respecto aclaró además que aún no han iniciado el proceso de administración de bienes incautados, dado que están trabajando en forma coordinada con el Ministerio Público.

"La ministra de la Secretaría Nacional de Bienes Incautados y Comisados tiene esa tarea, justamente de administrar los bienes en este proceso de inicio. Yo no me voy a arriesgar y sería irresponsable de mi parte dar algún tipo de juicio de valor en cuanto a la investigación fiscal, que es un área netamente de la Fiscalía", acotó la ministra Gómez.

Explicó que la función de la Senabico es precautelar los bienes mientras dure el proceso de investigación. Además, el caso Messer involucra a varias empresas de las cuales depende un número importante de empleados que no están vinculados a la investigación y que deben continuar trabajando y cobrando sus respectivos salarios al mes. "La tarea de la Senabico es precautelar que esas empresas sigan funcionando y que la gente que trabaja en ellas siga trabajando de manera normal", indicó Gómez.