José Alvarenga (ANR), concejal de Asunción, presentó ayer solicitudes de informes en relación con las supuestas obras encaradas en la Terminal de Ómnibus de Asunción que le costaron al municipio G. 1.600 millones. Aclaró que incluso pedirá intervención de la Fiscalía teniendo en cuenta el millonario desembolso realizado, mientras que el edificio sigue en las mismas condiciones y con el peligro de derrumbe del techo de la parte siniestrada hace exactamente un año.

Alvarenga sostiene que en un año la administra­ción del intendente Mario Ferreiro no fue capaz de darle una solución defini­tiva a la parte siniestrada del edificio de la Termi­nal de Ómnibus. A esto se suma la llamativa denun­cia del millonario pago de G. 1.600 millones por mantenimiento, adecua­ción y reparación de áreas de la Terminal, que a sim­ple vista no se observan las supuestas mejoras.

"Pedimos informes al res­pecto. Ya pasó más un año del incendio y dicen que hicieron un cableado para evitar cortocircuitos, pero hay varios cabos sueltos. No sabemos porque ya pagaron por todos los trabajos y la Terminal está un desastre", declaró el concejal.

Sobre el incendio ocurrido hace un año, Alvarenga sos­tiene que la Junta Munici­pal ya le dio al intendente la disponibilidad de recursos para arreglar el siniestro. "No resuelven nada. No está del todo claro por eso pre­sentamos todos los escri­tos. Redacté los informes porque no le creo nada al intendente", afirmó el edil.

En otro momento dijo que solicitará la intervención de la Fiscalía, pero primero agotaran la instancia admi­nistrativa. "Tenemos ante­cedentes de que esquivan responder nuestras consul­tas. El director general de gestión nunca aclara nada. Creemos que puede haber incluso hasta lesión de con­fianza por el desembolso total que ya habían realizado a una empresa constructora por las supuestas obras", puntualizó el concejal.

El intendente Mario Ferreiro afronta denuncias de que habría pagado G. 1.600 millones por mantenimiento, adecuación y reparación de áreas de la Terminal, pero a simple vista no se observan las mejoras.
El intendente Mario Ferreiro afronta denuncias de que habría pagado G. 1.600 millones por mantenimiento, adecuación y reparación de áreas de la Terminal, pero a simple vista no se observan las mejoras.

ANTECEDENTES

Alegando urgencia impos­tergable, la Municipalidad de Asunción convocó a una licitación pública por la vía de la excepción para el man­tenimiento y la reparación de un ala de la Terminal de Ómnibus capitalina, que quedó severamente afec­tada luego del incendio ocurrido el 3 de marzo del año 2017. Sin embargo, pasó más de un año y el sector sigue en pésimo estado sin poder ser utilizado pese a que la comuna capitalina, bajo la administración de Mario Ferreiro, ya abonó a la constructora la totalidad del contrato que orilla los G. 1.600 millones.

Durante el proceso fueron invitadas a presentar sus ofertas tres empresas de construcción y finalmente la obra fue adjudicada a la firma Ingeniería Apli­cada SA (IASA), represen­tada por María Auxiliadora Burgos y Diego Sebastián Martínez, que presentó una propuesta por valor de G. 1.662 millones, pero debido a una falta de disponibili­dad presupuestaria el con­trato finalmente fue fir­mado por G. 1.598.859.637.

De acuerdo a los registros, la empresa IASA recibió un pago de G. 479.657.891 el 28 de abril del 2017 a pocos días de haber firmado el contrato y luego, el 16 de enero del 2018 se hizo otro pago de G. 1.119.201.746.

Copia del acta de recepción que firmó la comuna con la constructora por el mantenimiento y reparación de las instalaciones de la TOA.
Copia del acta de recepción que firmó la comuna con la constructora por el mantenimiento y reparación de las instalaciones de la TOA.

LA PARTE SINIESTRADA NO SE TOCÓ

El director de la Terminal de Ómnibus de Asunción aseguró que el dinero gas­tado en obras no corres­ponde a la parte siniestrada el año pasado, sino a otras áreas que requieren refac­ción. Explicó que siguen en litigio con la aseguradora, según destacó la publica­ción del diario HOY.

Benítez señaló que sí se hicieron otras obras para­lelas que nada tienen que ver con la parte siniestrada en sí, mientras resuelven el litigio con la aseguradora.

"La zona afectada no se puede tocar porque estamos esperando resarcimiento económico por parte de la aseguradora, hasta tanto no se resuelva no se va a poder intervenir esa parte", comentó Benítez en entre­vista con la 970 AM.

Al margen de esto, se eje­cutaron otras refacciones que le urgían a la Termi­nal, teniendo en cuenta que la parte afectada no es la más utilizada. En tal sen­tido se reacondicionó la parte eléctrica que antes funcionaba con un solo transformador y hoy lo hace con dos, para abaste­cer la demanda.

La terminal reclama unos 10.000 millones de guara­níes a la empresa asegu­radora, sin embargo, los representantes solo pro­ponen 5.000 millones.

LLAMATIVA LICITACIÓN

Si las obras encaradas en la Terminal de Ómnibus fue­ron trabajos paralelos a la parte siniestrada, no se jus­tifica que hayan realizado el llamado alegando urgencia impostergable. Los conceja­les en su momento no objeta­ron el llamado porque esta­ban seguros que la licitación era para poner en condicio­nes la parte siniestrada.