Alegando urgen­cia imposterga­ble, la Municipali­dad de Asunción convocó a una licitación pública por la vía de la excepción para el mantenimiento y la repara­ción de un ala de la Terminal de Ómnibus capitalina que quedó severamente afectada luego del incendio ocurrido el 3 de marzo del año 2017. Sin embargo, pasó más de un año y el sector sigue en pésimo estado sin poder ser utilizado, pese a que la comuna capita­lina, bajo la administración de Mario Ferreiro, ya abonó a la constructora la totali­dad del monto estipulado en el contrato, que orilla los G. 1.600 millones.

Durante el proceso fueron invitadas a presentar sus ofertas tres empresas de construcción y finalmente la obra fue adjudicada a la firma Ingeniería Aplicada SA (IASA), representada por María Auxiliadora Burgos y Diego Sebastián Martínez, que presentó una propuesta por valor de G. 1.662 millo­nes, pero debido a una falta de disponibilidad presupuesta­ria el contrato finalmente fue firmado por G. 1.598.859.637.

El contrato para la repara­ción de la zona siniestrada establecía que las obras debían finalizar en un plazo máximo de 365 días. Sin embargo, la comuna desem­bolsó la totalidad del monto acordado sin que los traba­jos hayan concluido hasta ahora, según se puede cons­tatar en el bloque izquierdo del segundo nivel, el cual sigue sin ser habilitado.

Copia del acta de recepción que firmó la comuna con la constructora por el mantenimiento y reparación de las instalaciones de la TOA.FOTO: FACSÍMIL
Copia del acta de recepción que firmó la comuna con la constructora por el mantenimiento y reparación de las instalaciones de la TOA.FOTO: FACSÍMIL

TECHO, A PUNTO DE CAER

En un recorrido por el lugar, se puede apreciar que siguen colocadas las mamparas provisorias con la leyenda: "Estamos trabajando en una nueva Terminal". Se obser­van, además, sectores como el techo totalmente corroídos e incluso con el peligro que suponen, así como andamios colocados en las paredes, pero sin que exista ningún tipo de trabajo de reparación o mantenimiento.

La gran pregunta que surge entonces es ¿cuál fue el tra­bajo de "reparación y man­tenimiento" por el que pagó Ferreiro?

De acuerdo a los registros, la empresa IASA recibió un pago de G. 479.657.891 el 28 de abril del 2017 a pocos días de haber firmado el contrato y luego, el 16 de enero del 2018, se hizo otro pago de G. 1.119.201.746.

Lo grave del caso es que para efectuar dichos pagos se firmó un Acta de Recep­ción final de las obras entre el director de la Terminal, Lic. Julio Benítez, y el represen­tante de IASA, que dice tex­tualmente: "En la ciudad de Asunción, capital de la Repú­blica del Paraguay, a los vein­tiocho días del mes de julio del año dos mil diecisiete, se constituyen en la Dirección de la Terminal de Ómnibus de Asunción las siguientes personas: Por la dirección de la Terminal de Ómnibus: Lic. Julio Benítez A., director. Por la Contratista: Sr. Diego Mar­tínez Burgos, Representante Legal.

Se ha procedido a la inspección física de las dife­rentes áreas intervenidas, constatándose que los traba­jos han concluido conforme a las Planillas y Especificacio­nes. Por tanto, se formaliza la RECEPCIÓN de los traba­jos, realizados conforme al Contrato de referencia cele­brado entre la Municipalidad de Asunción y la Firma Inge­niería Aplicada SA. Se pro­cede a la firma del presente Acta, en tres ejemplares de un mismo tenor y a un mismo efecto, siendo las diez horas del día, mes y año anterior­mente mencionados".

El 27 de abril del año pasado, la comuna pagó cerca de G. 500 millones para el inicio de los trabajos de reparación del edificio siniestrado.FOTO: FACSÍMIL
El 27 de abril del año pasado, la comuna pagó cerca de G. 500 millones para el inicio de los trabajos de reparación del edificio siniestrado.FOTO: FACSÍMIL

INCUMPLIERON CONTRATO

En el contrato firmado se establecía que el proveedor se comprometía a proveer los bienes a la contratante y a subsanar los defectos de estos de conformidad a las disposiciones del contrato. Sin embargo, a simple vista se observa que los daños no fueron reparados, por lo que surge la interrogante de cuá­les han sido las tareas des­plegadas por la contratista, teniendo en cuenta que per­cibió la totalidad del monto del contrato firmado el 31 de marzo del año pasado por el jefe comunal Mario Ferreiro.

Según estimaciones reali­zadas tras las inspecciones técnicas, las pérdidas tras el incendio rondaban los G. 6.000 millones, aunque en un principio se había dicho que esos daños serían cubiertos por la empresa aseguradora Asepasa, lo cual también está pendiente, según se informó desde el municipio capitalino.

El 16 de enero de este año, la municipalidad desembolsó G. 1.119 millones a la constructora por los trabajos de reparación.FOTO: FACSÍMIL
El 16 de enero de este año, la municipalidad desembolsó G. 1.119 millones a la constructora por los trabajos de reparación.FOTO: FACSÍMIL