Desirée teme no lograr el rekutu o en el mejor de los casos quedar sola y sin mucho poder para seguir operando su bien aceitada maquinita de presionar jueces… Encima Bajac ya se fue.

Ante la falta de juristas que apoyen la teoría del zar de las cajetillas de que los ex presidentes no pueden ser senadores activos, ahora entrevistan a cualquier párroco de barrio para defender su campaña. ¿Quién tiene la última palabra sobre interpretaciones de la CN? ¿La Corte o la Conferencia Episcopal?

Desirée está dolida porque renunció Duarte Cacavelos a su candidatura al Senado. Qué miedo… despotricó contra la "prensa cartista" y advirtió a la "mafia cartista" de perseguirla. Pásenle una compresa porque –furiosa– ¡sangra por la herida!

Hay sospechas de malversación y lavado con fondos provenientes de la fundación Kolping Internacional, donde Duarte Cacavelos es asesor legal. Este abogado "estrella(do)" está triste y apesadumbrado porque perdió su gran oportunidad de ser senador. Ni habrá imaginado que su víctima, Fuzellier, sería finalmente su verduga. Desirée debería cuidar a quien deja entrar a su casa… ya la cagó con el imputado multihelicóp­tero de Rafa.

En abecelandia están de cama con la confirmación histórica de la primera mujer como fiscala general. Quiñónez es candidata de HC dicen. En esta era democrática todos los presidentes antes de irse designaron un fiscal general. ¿Por qué ahora habría que cambiar la historia? ¿Por capricho de Acero? ¡¡¡Andáaa!!