Los mandatarios de Paraguay, Horacio Cartes, y de Brasil, Michel Temer, reafirma­ron su pleno acuerdo con la decisión de la suspensión de Venezuela como miembro del Mercado Común del Sur (Mercosur). Tal medida había sido adoptada mediante el consenso de los estados par­tes, en cumplimiento del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático y el rechazo rotundo a la insta­lación de la nueva Asamblea Nacional Constituyente en ese país.

Cartes expresó durante su discurso, tras la reunión bila­teral, su satisfacción por las coincidencias con el brasi­leño tanto en el impulso de las negociaciones para enta­blar acuerdos comerciales con otros bloques, como en la suspensión de Venezuela.

"Con relación a la situación en Venezuela, también me congratulo por la estrecha coordinación que nuestras respectivas cancillerías han realizado, reflejando postu­ras firmes y principistas que han motivado a varios países de la región a proponer medi­das de solución por medios pacíficos y que contribuyan a la deseada restauración de la institucionalidad demo­crática en esa hermana Repú­blica", expresó.

Mediante un comunicado conjunto firmado entre ambas partes se reiteró la medida adoptada por la rup­tura del orden democrático y la postura de no recono­cer a la Asamblea Nacio­nal Constituyente, ni los actos que emanen de ella, por considerarla de carácter ilegítimo. También mani­festaron su apoyo a los integrantes del anterior parlamento por ser demo­cráticamente electo.

Se comprometieron además a promover la agenda comercial y económica del Mercosur, dando continuidad a inicia­tivas de sumar bloques alia­dos como el caso de la Unión Europea, el Acuerdo Europeo de Libre Comercio, la Unión Aduanera de África Austral, con la India y con Canadá.