Senadores oficialistas del Partido Colorado dijeron ayer que el proceso de modificar el reglamento interno de la Cámara Alta cuenta con la legalidad requerida teniendo en cuenta que la solicitud fue realizada por una mayoría amplia.

Así lo sostuvo el senador colorado Juan Darío Monges, a la vez de minimizar la postura de sus colegas opositores, quienes argumentaron que la aprobación de las modificaciones no tiene validez.

"El reglamento nos concede la posibilidad de reunirnos para sesionar. Esta sesión fue absolutamente legal, todos fueron testigos de la arbitrariedad que todos los opositores hicieron", sostuvo el legislador.

Respecto a la denuncia que será realizada contra su colega, el vicepresidente segundo de la Cámara Julio César Velázquez ante el Ministerio Público por usurpación de funciones, tal como lo anunció Roberto Acevedo, Monges aclaró que "el senador Julio César Velázquez se tuvo que hacer cargo dentro de los griteríos y de la indisciplina de una minoría para proceder a dar entrada al proyecto de resolución que modifica artículos de nuestro reglamento.

No existe ningún acto que merezca penalización en términos del Código Procesal Penal, ellos no permitieron sesionar ante una petición legítima", indicó.

Mientras que su colega Lilian Samaniego mencionó que la oposición debe dejar que el pueblo decida en torno a la reelección. "Yo estoy actuando por convicción. Cual es el temor que la gente decida.

Nosotros estamos convencidos que ellos deben interpretar la Constitución", dijo. Los legisladores anunciaron que no renovarán "por el momento" la actual mesa directiva encabezada por el liberal Roberto Acevedo.