El intendente de Asunción, Mario Ferreiro, participó de la misa en honor a la Virgen de la Asunción en la Catedral Metropolitana para celebrar los 482 años de la fundación de la capital del Paraguay, donde señaló que conoce las dificultades de estar al frente de una gestión. A su parecer la ciudadanía “está con muy poca paciencia últimamente y le exige a las autoridades muchos resultados milagrosos a los pocos meses de gestión”.

Entre diversas cuestiones subrayó que la economía en el mundo y la región no contribuyen a que vaya bien al Paraguay. “Aún así le seguiría dando un voto de confianza al presidente. Tengo el entendimiento que si a él le va bien le va ir bien al país y a la ciudad. Necesitamos que le vaya bien al presidente”, expresó Ferreiro sobre Mario Abdo Benítez.

Indicó que como jefe comunal no puede respaldar el juicio político contra el presidente Abdo, al igual que los partidos políticos de la oposición. Agregó que puede entender la crítica de distintos sectores sociales. Sin embargo, prefiere que los gobiernos elegidos por la ciudadanía finalicen sus mandatos, para luego ser juzgados al abandonar el poder.

“Cuando comenzó esta crisis me pidieron hacer autocrítica antes que fijarme en lo que tiene que hacer Abdo. Mi tocayo tiene problemas, pero yo también tengo problemas. Entonces no puedo ser tan cararota de ser el gran juzgador del gobierno nacional cuando en realidad tengo que atender muchísimos problemas que ustedes conocen”, afirmó Ferreiro ante diversos medios de prensa.