Monseñor Ricardo Valenzuela espera que el mensaje en la homilía de este sábado en la misa central de Caacupé llegue a todos los actores políticos y destacó que el actual Gobierno aún es muy nuevo, pero abogó por el cese de la corrupción y la impunidad. Criticó al Poder Judicial y al Poder Legislativo.

“Estuvimos conversando (con el presidente de la República) pero algo le tocó también cuando se dijo a los representantes. Recién está comenzando y hay que darle también ese espacio de tiempo. Están otros que están demasiados años y no hemos visto los buenos frutos de ellos”, dijo Valenzuela, en conferencia de prensa.

Sostuvo que el jefe de Estado tiene buenas intenciones, hecho que él considera importante para el país. Destacó que Mario Abdo Benítez se reunió con varios obispos del país luego de la misa y se comprometió a visitar los sitios más vulnerables. A su criterio, los verdaderos cambios se pueden lograr solo con un amor verdadero a la patria.

Indicó que se deben buscar servidores patriotas para soñar con el pueblo con un nuevo Paraguay y espera que el mensaje “llegue en algo” a los actores políticos para comenzar “una conversión personal que estamos necesitando” ya que sin eso, cualquier paso que se dé, no tendrá resultado.

“Hay gente que está hace mucho tiempo y no se ven resultados. En el caso del Poder Judicial, si uno revisa papeles que están encajonados, va a encontrar muchos. Lo mismo en el Congreso, hay algunos que ya están tres o cuatro periodos y uno querría saber qué fue lo que hizo como aporte a la patria, a veces puede haber aporte, pero para beneficio propio”, agregó.

Monseñor Ricardo Valenzuela celebró este sábado la misa central de Caacupé con el tema “María, la que nos dio a todos el fruto bendito de su vientre”. La homilía trató sobre los casos de abuso a menores de representantes de la Iglesia Católica y la corrupción en el Gobierno, el sometimiento de la justicia a la clase política, los altos salarios en la función pública y la inseguridad.

El 8 de diciembre se celebra la fiesta mariana más grande del país, por el día de la Virgen de Caacupé. Miles de feligreses se hacen presentes en la capital espiritual para cumplir las promesas y ser partícipe de la misa central.