El ministro de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Arnaldo Giuzzio, manifestó este sábado que la homilía del próximo año podría ser más dura si no se logran grandes cambios desde el Gobierno en el ámbito de la corrupción, la desigualdad y la falta de oportunidades.

“Yo creo que se entiende también porque se trata de un Gobierno nuevo que asumió recién hace tres meses. Yo creo que el año que viene, si no hay grandes cambios, va a se más duro”, dijo el secretario de Estado, en comunicación con la 780 AM.

Sostuvo que monseñor Ricardo Valenzuela fue mucho más moderado esta vez en la homilía, en comparación al del año pasado, pero que se mantuvo en la línea de luchar contra la corrupción y la crítica a la clase política del país.

El ministro destacó el liderazgo del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, para enfrentar los temas mencionados en la homilía de Caacupé, como la lucha contra la corrupción, los problemas de la desigualdad y la falta de oportunidad, además del sometimiento de la justicia a la clase política.

“El liderazgo que está realizando el presidente en relación a estos mensajes creo que es importante. Estamos teniendo una ventana importante donde vemos un horizonte que nos permite soñar que por lo menos esto está cambiando”, agregó.

Monseñor Ricardo Valenzuela celebró este sábado la misa central de Caacupé con el tema “María, la que nos dio a todos el fruto bendito de su vientre”. La homilía trató sobre los casos de abuso a menores de representantes de la Iglesia Católica y la corrupción en el Gobierno, el sometimiento de la justicia a la clase política, los altos salarios en la función pública y la inseguridad.

El 8 de diciembre se celebra la fiesta mariana más grande del país, por el día de la Virgen de Caacupé. Miles de feligreses se hacen presentes en la capital espiritual para cumplir las promesas y ser partícipe de la misa central.