El senador colorado Gustavo 'Pipo' Alfonso destacó hoy que, a cualquier efecto jurídico, Óscar Chávez es el gobernador del Departamento del Guairá.

Recordó que fue el propio Rodolfo Friedmann el que apeló ante la Justicia Electoral las resoluciones de la Junta Departamental que había, por un lado, aceptado su renuncia al cargo de titular del Ejecutivo del IV Departamento, y, por otro, designado como nuevo gobernador al citado Óscar Chávez.

"Como a (Horacio) Cartes hay que meterlo en cualquier lugar, culparlo de cualquier cosa, con tal de embarrarle a media humanidad, menos al pobre inocente, tilingo, que firmó su nota de renuncia", disparó hoy Alfonso durante una entrevista en la Radio 970 AM.

"La Justicia dictó una sentencia, la sentencia se tiene que cumplir. Si así no ocurre no sé adónde vamos a ir a parar", ponderó también Alfonso.

Hace días, el Tribunal Electoral del Guairá rechazó las apelaciones de Friedmann, ratificando la titularidad de Chávez al frente de la gobernación guaireña.

"La sentencia no puede ser discutida, no puede ser debatida, tiene que ser cumplida. El único recurso que les queda es la apelación, pero, entre tanto, la sentencia debe ser cumplida", afirmó en otro momento el legislador.

En coincidencia con lo señalado por el abogado Ramiro Sisul, Alfonso recomendó prácticamente a la defensa de Friedmann que agote las instancias judiciales, antes que seguir tirando leña al fuego.

"Si no puede ser cumplida porque existe obstrucción, resistencia o desacato, entonces la Justicia tiene que seguir actuando y los órganos correspondientes tienen que hacerse cargo", advirtió Alfonso.

Friedmann y sus seguidores se atrincheraron nuevamente en la sede de la Gobernación, desconociendo absolutamente la resolución del Tribunal Electoral.

"La Fiscalía tiene que ocuparse de las denuncias efectuadas por invasión, atropello, lesión corporal, amenaza de muerte con arma de fuego. En fin, toda la violencia articulada y llevada a cabo bajo la batura de autoridades nacionales y departamentales", remarcó.

"Encabezaron la turba (el senador colorado disidente) Silvio Ovelar, el intendente de Coronel Oviedo, Eladio González, y el gobernador de Caaguazú, Mario Varela. Estos hechos agravaron aun más la situación y el desarrollado de los acontecimientos hacen que sea necesario el cumplimiento de la sentencia", finalizó.