Roque Silva, director de la XI Región Sanitaria, contó ayer a través de su cuenta en Twitter acerca del caso de una mujer de 32 años que estaba embarazada de 5 meses y que falleció porque su pareja no autorizó la cirugía de urgencia. Indicó que situaciones como estas duelen.

En otros mensajes de respuestas aclaró que ningún médico puede hacer procedimientos sin el consentimiento de la persona o el familiar a cargo y en el caso de la mujer embarazada dijo que la misma no estaba en condiciones de decidir, por lo que la pareja tenía que dar la autorización, pero esto no fue así y terminó falleciendo la joven.

El director regional de Central manifestó que la autorización era requerida por el riesgo quirúrgico y buscando salvar ambas vidas o en el peor de los casos, una de las dos. La mujer tuvo complicaciones por covid-19 y falleció en el Hospital de Lambaré.

Al ser consultado sobre si se podría recurrir a alguna herramienta jurídica como por ejemplo un amparo, explicó que no hubo tiempo. “No dio tiempo, una pena. Empezó a las 22:00 y falleció a las 5:00”, expuso. Silva indicó que iban a salvar 2 vidas probablemente. Indicaron que la misma no estaba en condiciones de decidir y como el médico no puede hacer ningún procedimiento sin consentimiento la pareja tenía que autorizar.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar