A un mes de la apli­cación del costoso medicamento Zol­gensma a la niña Bianca Patiño Maíz, paciente con tratamiento contra la atro­fia muscular espinal (AME), los médicos reportaron que la pequeña, de 2 años de edad, no registró los efectos secun­darios adversos que se espe­raban en este período. Esto fue celebrado por los padres de la niña.

“El 27 de febrero se cumplió un mes de la aplicación del remedio a Bianquita y lo más importante es que los médi­cos dicen que ella no presentó los efectos secundarios del medicamento esperados al mes de la aplicación”, des­tacó Tania Maíz, madre de la niña, en conversación telefó­nica con la 1000 AM.

La mujer explicó que el fuerte medicamento es como un virus que, luego de ingresar al organismo, produce una inflamación del hígado y genera otras com­plicaciones por el hecho de que la niña también con­sume corticoides en gran cantidad, otro potente fár­maco. “Todos esos efectos que se esperaban este pri­mer mes, con su dosis alta de corticoides, no se registra­ron. No hubo efectos adver­sos”, resaltó.

Maíz afirmó que estos resul­tados preliminares del tra­tamiento alegran dema­siado a la familia, teniendo en cuenta que durante este período estuvieron estric­tamente aislados y encerra­dos para no exponer a nin­guna situación a la pequeña, mientras evoluciona con el medicamento en su orga­nismo. “Su papá pidió vaca­ciones en su trabajo para estar con nosotros en casa. Tuvimos todos los cuidados para que ella pueda avan­zar”, agregó.

Por último, la madre comentó que los tres pri­meros meses desde la apli­cación del Zolgensma son los más críticos, por lo que todavía la etapa más deli­cada no ha sido superada. “Es una etapa crítica y como no hay hepatólogo pediá­trico en Paraguay, los médi­cos se comunican con uno de Canadá, a quien le pasan todos los estudios de Bian­quita para el seguimiento. Eso también nos está tran­quilizando”, culminó.

CONTRA TODO PRONÓSTICO

Bianquita, a inicios del mes pasado, cumplió dos años de vida. Un 4 de febrero del 2019, a las 16:10, en la ciudad de Lambaré, nacía una pequeña guerrera con muchas ganas de vivir y sos­tenida con fuerza de la mano de sus papás, Tania Maíz y José Patiño, a quienes hoy todo un país los considera como unos superhéroes.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar