El ex futbolista brasileño Ronaldinho regresó ayer martes a Río de Janeiro en un vuelo privado desde Asunción tras pasar cinco meses y medio detenido en Paraguay por uso de pasaporte de contenido falso.

En compañía de su hermano Roberto, quien también estuvo detenido, Ronaldinho voló en un jet Cessna C750 Citation con matrícula N782 CC con capacidad para ocho pasajeros, además de los tripulantes, en este caso dos pilotos paraguayos. El popularmente conocido como “Dinho”, de 40 años, fue puesto en libertad el lunes por un juez paraguayo tras afrontar un juicio, acusado por uso de pasaporte paraguayo de contenido falso cuando ingresó al país el 4 de marzo, dos días antes de ser detenido junto a su hermano.

El campeón con la selección brasileña en el Mundial 2002 debió pagar 90.000 dólares de multa y su hermano 110.000 para obtener su libertad bajo fianza. Antes de dejar la capital paraguaya, decenas de fanáticos se abalanzaron sobre el lujoso automóvil que salió del céntrico hotel de Asunción, donde el ex jugador del Barcelona se alojaba, al grito de “Ronaldinho te queremos” y del estribillo “Ronaldinho no se va”.

En presencia de autoridades del Ministerio Público y de la policía de Migraciones, Ronaldinho, su hermano Roberto y el abogado brasileño de ambos, Sergio Felicio Queiroz, aprobaron los protocolos para su salida del país desde un hangar privado de la terminal aérea.

El ex jugador y su hermano Roberto de Assis Moreira estuvieron 171 días bajo arresto, de los cuales pasaron los últimos 140 en un hotel cuatro estrellas de la capital paraguaya que fue utilizado como prisión domiciliaria. La cuenta de hotel alcanzó los 106.000 dólares, según coincidieron los medios locales. “Gracias por su visita y por todo el apoyo en este momento difícil”, expresó Ronaldinho en su cuenta de Instagram, donde exhibió fotos con sus abogados, funcionarios del hospedaje y una con el ex seleccionado paraguayo Carlos Gamarra.

DONACIÓN 

El juez Gustavo Amarilla dictaminó que el destino del dinero sea distribuido en tres partes. Ordenó que US$ 110 mil sean destinados al Ministerio de Justicia, US$ 60 mil al Hospital de Clínicas y US$ 30 mil a la campaña Todos somos Bianca, para la niña Bianca, que precisa una millonaria suma de dinero para continuar su tratamiento médico por una grave enfermedad.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar