El olor nauseabundo de basura acumulada arrojada a la vía pública, sumado al hedor que emana el pozo ciego a cielo abierto, que luego desemboca en un arroyo, es causa de hartazgo de los vecinos de la Granja Don Papalo, un conocido espacio recreativo de 40 hectáreas ubicado en Altos, Cordillera.

La Nación recibió la denuncia de una vecina, identificada como Belén Saldívar, de algo que describió como una constante, y de lo que hasta el momento nadie se hace cargo, que es la contaminación que genera el complejo turístico en Altos.

“Acá lo que hacen mal es contaminar el ambiente, porque vienen a tirar sus basuras, restos de comida, papeles, toallas higiénicas, restos de vasos rotos, botellas de plástico, de vidrio, cartones, diarios, también verduras. Todo eso tiene un olor inaguantable. Vienen a destruir nuestra zona y no es justo que hagan eso en la ciudad, el terreno es muy grande. Los perros se van y esparcen la basura”, mencionó Saldívar.

Por otro lado, dijo que ya contaminaron el arroyo con el pozo ciego y que no es la primera vez que pasa, ya que son varias las denuncias sin respuesta. “La vez pasada vinieron a tirar la basura frente de la casa de mi abuela. Hacen lo que quieren. No recogen la basura. El olor del agua en la calle, del pozo ciego es inaguantable y se va a un arroyito. Tienen que tener un contenedor, es grande el espacio”, detalló.

Por su parte, Juan Ramírez, intendente de Altos, negó categóricamente el hecho de que no recojan la basura, pese a las imágenes brindadas por Saldívar. “Ellos llevan al fondo su basura y se suele retirar. Ellos tienen su camión también. Lo que pasa es que suelen tener mucha gente y tampoco nosotros abastecemos con la recolección. Tenemos otras granjas también. El local es muy grande. Se retira la basura en la semana como tres a cuatro veces”, sostuvo.

Con respecto al pozo ciego, manifestó desconocer su existencia. Vale recordar que la municipalidad de cada ciudad es la encargada de habilitar las cámaras sépticas o comúnmente llamados pozos ciegos.

VERSIÓN DE DON PAPALO

En comunicación con la administración del complejo turístico, alegaron que no recibieron denuncias al respecto. Ciertamente, en las redes sociales los internautas cuestionan el alto costo de sus servicios.

Don Papalo es un espacio recreativo de 40 hectáreas, abierto al público desde el año 2010, bajo la denominación Granja Hotel Turismo en Altos, distrito de Tucanguá, departamento de Cordillera.

Rodeado de serranías, se halla a solo 5 minutos del centro de Altos y a 10 minutos del centro de San Bernardino, en medio de una exuberante naturaleza.

Posee dos piscinas, 11 habitaciones en suite, animales y plantaciones de granja y cuenta con un minizoológico. Además, alberga un parque infantil, juegos diversos, cancha de fútbol, entre otras.

El intendente de la ciudad negó que no recojan los desechos.
El intendente de la ciudad negó que no recojan los desechos.