Por la falta de recursos humanos, el Hospital Nacional no puede habilitar el nuevo y moderno Centro Productor de Hemocomponentes. Tanto el edificio como los equipamientos están a la espera del personal calificado para trabajar en esta área, de la que dependen también otros centros asistenciales: Capiatá, Caacupé, Paraguarí, Carapeguá y Areguá.

El doctor Alberto Presentado, miembro del equipo del Banco de Sangre del Hospital Nacional, explicó que los equipamientos y la infraestructura edilicia están a la espera de contratación de personal y habilitación prácticamente desde octubre del año pasado. No obstante, el director del nosocomio, el doctor Hernán Martínez, indicó que los últimos retoques de la parte edilicia se hicieron a finales del 2018.

“Nosotros estamos en condiciones para arrancar. Tenemos la cámara, tenemos la infraestructura, los sectores, totalmente preparado para inaugurar, pero no tenemos el personal. Recursos humanos lo que necesitamos para que eso arranque. Si eso llegase a funcionar, sería para el Paraguay algo de nivel Clase A. Hacen falta bioquímicos, técnicos y administrativos”, explicó.

Sobre el punto, el doctor Martínez dijo que una vez que se tenga el decreto reglamentario de la promulgación de la ley de presupuesto, ya se podrá iniciar el proceso para la contratación del personal que estará trabajando en el nuevo sector. Se trata de aproximadamente 30 funcionarios, entre bioquímicos, administrativos y técnicos.

Actualmente, desde el Banco de Sangre se está haciendo la doble función, ya que, además de trabajar para abastecer las necesidades del Hospital Nacional, también se deben cubrir las necesidades de los demás centros asistenciales.

“Ahora estamos haciendo la doble función, departamento de banco de sangre y productor de centro de transfusional. Pero lo ideal sería que se contrate gente nueva, nuevos personales para poder paliar con eso. Allí nosotros estaríamos en nivel óptimo de trabajo”, sostuvo Presentado.

Asimismo, el doctor Martínez indicó que efectivamente la habilitación del lugar se constituye en una necesidad, ya que es preciso que todo lo que se refiera a sangre esté en un lugar distinto. “El beneficio será bastante, son cinco regiones. Este será un centro productor porque nosotros captamos los donantes, procesamos y guardamos. También hacemos la exportación de plasma y ellos nos dan algunos insumos importantes para nosotros”, aseguró el médico.