Además de las carencias de insumos, medicamentos y el problema de la falta de limpieza que arrastra el Hospital Nacional de Itauguá, el mantenimiento de los equipos también representa otro inconveniente para el centro asistencial. Si bien se cuenta con máquinas de primera, tanto para mamografía, tomografía y otros, éstas no siempre reciben los cuidados necesarios para su conservación adecuada.

Por problemas de filamento, el único mamógrafo en funcionamiento dejó de trabajar. “El problema es de filamento, que se recalienta. Hay que cambiarlo”, aseguró el director del centro asistencial, el doctor Hernán Martínez.

Según el vicepresidente de la asociación médica, el doctor César Zorrilla, el equipo en cuestión costó al Estado alrededor de 150.000 dólares americanos. Este debe someterse a un mantenimiento, que hasta el momento no puede realizarse, debido a que la empresa que proveyó el mismo al Ministerio de Salud está en proceso de quiebra.

“Tenemos problemas con el mantenimiento y funcionamiento de muchos equipamientos, uno de los más importantes es el mamógrafo, sobre todo luego de la campaña de sensibilización que se hizo del cáncer de mama. Se trata de una tecnología de primera, el aparato es de primera, pero el problema es que no hay quién lo pueda arreglar”, manifestó Zorrilla.

Por su parte, el doctor Martínez explicó que existe voluntad de reparar el mamógrafo, ya que se inició el proceso para la compra de un nuevo filamento, de modo a que el equipo esté en funcionamiento lo antes posible.

El director del hospital también indicó que existe otro mamógrafo de menor capacidad, pero que está fuera de servicio desde hace más de un año, ya que la reparación de este saldría más caro que la compra de uno nuevo. “Estamos hablando de entre 400 a 500 millones de guaraníes, mucho más del 40% establecido por ley para la compra de repuestos”, puntualizó.