La ciudad esteña Hernandarias dista de Caacupé 284,8 kilómetros, y ese fue el recorrido que hicieron en bicicleta un grupo de ciclistas provenientes del barrio San Francisco de Hernandarias para pagar sus promesas a la Virgencita azul de Caacupé. Los promeseros en biciclo lamentan la inconsciencia de los conductores ya que para evitar cualquier percance llegaron escoltados por un vehículo.

“Descansamos cada tanto y luego seguimos. Ayer miércoles salimos a las 8:00 y llegamos hoy jueves, a las 17:00. Pasamos por la Ruta 7 y luego por la Ruta 2”, explicó Amalio Rodas, del grupo de deportistas devotos a la Virgen, en conversación con La Nación. El grupo de ciclistas llegaron el jueves 6 de diciembre a la Villa Serrana para cumplir con la Virgen.

Rodas comentó que vienen escoltados por un vehículo particular al costado de la calzada de la ruta. “Hace varios años que venimos desde Hernandarias en bici. Yo particularmente vengo desde el 2011 a cumplir con mis promesas”, dijo. El ciclista además recordó el reciente fallecimiento de un compañero que peregrinaba hasta Caacupé desde Pedro Juan Caballero. El joven, Julio César Giménez, murió casi instantáneamente al ser atropellado por una camioneta en plena ruta a la altura de la Colonia Sapucái, distrito de Yby Yaú.

“Nosotros ciclistas transmitimos nuestros pésames para la familia. También solicitamos mayor acompañamiento a las autoridades en el tema de seguridad a movilizaciones como esta. Pero no solo a autoridades, sino también pedimos a los conductores que tengan mayor cuidado al volante”, añadió.