La hipertensión es conocida como el ase­sino silencioso debido a que las personas que la padecen no presentan sínto­mas, por lo que las autorida­des sanitarias recomiendan el control rutinario de la pre­sión, como un método de pre­vención, así como el cambio de hábitos de vida hacia esti­los saludables.

En el Paraguay, la hiper­tensión es la primera causa de muerte cardiovascular. Según los estudios, 3 de cada 10 decesos que se registran son por hipertensión. Ade­más, se estima que el 46,8% de la población adulta es hiper­tensa. Según el ministro de Salud, Carlos Morínigo, solo la mitad está tratada y tiene controlada la presión. "Ins­tamos a la población a que se realice los controles periódi­cos y mantener estilos de vida saludables", manifestó en el marco de una conferencia de prensa por el Día Mundial de la Hipertensión, que se rea­lizó ayer en el Ministerio de Salud.

El doctor José Ortellado, director del Programa Nacio­nal de Prevención Cardiovas­cular, aseguró que la única forma de saber si una persona es hipertensa es tomándose la presión. "Es importante con­trolarse. Hay que saber y diag­nosticar", dijo e indicó que en todos los servicios de salud se puede tomar la presión.

La doctora Luz Cabral, pre­sidenta de la Sociedad Para­guaya de Cardiología, recordó que una vez llegada la enfer­medad, las vidas cambian y comienza la dependencia y se cuenta el tiempo de sobre­vida que va en años, meses y días. "El 50% de las personas en edad productiva es hiper­tensa", aseguró.

Las autoridades sanitarias recalcan la importancia de mantener un estilo de vida saludable, que consiste en alimentación sana, baja en sodio y calorías, así como ejercicios diarios, que pueden ser caminatas de 30 minu­tos. En cuanto a las perso­nas ya diagnosticadas con la enfermedad, se recomienda controlar la hipertensión mediante el consumo diario de la medicación, que puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.