Ciudad del Este. Agencia Regional.

La primera visita al Paraguay de la reli­quia de San Pío de Pie­trelcina incluyó la capital de Alto Paraná y atrajo no solo a esteños, sino también a devo­tos de otros puntos e incluso de países vecinos. A las 7:30 de ayer llegó a la Catedral San Blas, donde desde tempranas horas se apostaron los cris­tianos para prodigar su fe y compartir las experiencias del venerado sacerdote fran­ciscano.

Allí fueron oficiadas dos misas, una a las 8:00 y otra a las 11:00. Durante toda la jor­nada, los patios laterales y el frontal fueron escenarios de largas filas de feligreses que aguardaban para tocar la reliquia, hacer sus oraciones y confesiones ante los sacer­dotes de la congregación de los capuchinos que se instala­ron al aire libre para la tarea.

Momento en que la reliquia de San Pío llega a la catedral.FOTO: GUSTAVO GALEANO
Momento en que la reliquia de San Pío llega a la catedral.FOTO: GUSTAVO GALEANO

El sacerdote de la Parroquia San Blas, Fabio Recalde, des­tacó la labor de los sacerdo­tes capuchinos, responsables de la llegada de la reliquia al Paraguay, al recordarse los 30 años de presencia en el país de los Hermanos Franciscanos Capuchinos.

"Estos sacerdotes capuchinos son muy activos en cuanto a la espiritualidad, especial­mente en la administración de los sacramentos, que es la reconciliación y la euca­rística", expresó Recalde al tiempo de indicar que en la primera misa de ayer asistie­ron unas 800 personas y todas realizaron también el acto de confesión. Mencionó, además, que la reliquia recibió la visita de muchos ciudadanos resi­dentes en ciudades vecinas del Brasil y Argentina.

Los devotos demostraron su fe de muchas maneras.FOTO: GUSTAVO GALEANO
Los devotos demostraron su fe de muchas maneras.FOTO: GUSTAVO GALEANO

Walter Brignardelo, hermano de los capuchinos, dijo que se sorprendieron con la canti­dad de devotos que llegaron hasta la iglesia de Ciudad del Este. "El hermano Carlos Lavorde, que vino desde Ita­lia acompañando la reliquia, también se sorprendió por la presencia de tanta gente. Dijo que nunca vio tanta devoción por San Pío, por la reliquia, en comparación con otras ciu­dades", sostuvo el religioso.

Desde las 15:00 la reliquia se instaló en el Convento Capu­chino, del km 8 en el barrio San Juan, donde la devoción siguió reuniendo a mucha gente. A la par que se reali­zaron los actos de eucaris­tía, oraciones y misa, los reli­giosos capuchinos también vendían diferentes objetos de San Pío, para lo cual ins­talaron pequeños stands en los patios.

Largas filas se formaron en el patio de la iglesia para tocar el corazón de San Pío.FOTO: GUSTAVO GALEANO
Largas filas se formaron en el patio de la iglesia para tocar el corazón de San Pío.FOTO: GUSTAVO GALEANO
María de Jesús Torres de Cubilla se retira contenta después de conocer la reliquia.FOTO: GUSTAVO GALEANO
María de Jesús Torres de Cubilla se retira contenta después de conocer la reliquia.FOTO: GUSTAVO GALEANO