Paraguay cierra setiembre sumido en llamas. El calor, la sequía y la falta de lluvias colaboran para que las quemas de basura, pastizales o una simple colilla de cigarrillo arrasen con todo. Esto provoca que la calidad del aire en el ambiente sea perjudicial a causa del humo, tanto para las personas sanas como las enfermas, en especial para los pacientes con COVID-19.

Desde la Dirección de Vigilancia de la Salud emitieron un comunicado en el que advierten que el humo afecta principalmente al corazón y los pulmones de pacientes portadores del nuevo coronavirus, así como también para los pacientes recuperados.

“Si percibe humo en el ambiente, mantenga cerradas puertas y ventanas y evite las actividades recreativas al aire libre hasta que mejore la calidad del aire”, advirtieron y el mensaje está dirigido a toda la ciudadanía.

Dieron a conocer una serie de recomendaciones para evitar problemas respiratorios que puedan agravar las condiciones de personas vulnerables. “Efectos inmediatos que generan los incendios pueden producir lesiones por quemaduras a raíz de la exposición directa al fuego, o lo más común es la relacionada a la exposición al humo generado”, recuerdan.

Afirman que en una persona sin enfermedades de base, el humo puede irritar las vías respiratorias produciendo tos, secreción nasal e irritación de garganta, afectar los ojos y causar otras molestias como mareos y dolor de cabeza.

Pero el problema más grave es para las personas que padecen problemas respiratorios preexistentes como el asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedades cardíacas. “Pueden experimentar síntomas más severos como dificultad para respirar, tos, sensación de opresión en el pecho y chillido de pecho, que requieren atención médica”, indican.

Además, advierten que se consideran de riesgo a niños, embarazadas y ancianos, en los que recomiendan que se apliquen medidas de protección y una urgente consulta si se presentan síntomas.

Leé también: Ante alta intoxicación por humo, ofrecen atención neumológica gratuita para bomberos

Incendio de campos con humo en el ambiente. Foto: Archivo.

Personas con COVID-19

“Actualmente se suman a los grupos de riesgo las personas con COVID-19 o que se encuentren recuperándose de la enfermedad. Debido a que el funcionamiento del corazón y de los pulmones está comprometido a causa del virus, la exposición al humo de los incendios puede agravar los síntomas”, explica el documento.

Leé más: Buscarán crear brigada antiincendios en Asunción

¿Qué hacer ante la humareda?

-Limite la exposición al humo permaneciendo dentro de su casa: mantenga las puertas y las ventanas cerradas. Si tiene aire acondicionado, enciéndalo, pero cierre la entrada de aire de afuera y mantenga el filtro limpio para evitar que entre el humo.

-Mantenga el aire interior tan limpio como sea posible. No pase la aspiradora, no fume tabaco, ni encienda velas.

-Evite actividades recreativas al aire libre, hasta tanto la calidad de aire sea buena, sobre todo en grupos de riesgo.

-Si hay indicación de evacuar la zona de incendio, siga las indicaciones de autoridades locales.

-En los albergues habilitados se recomienda en lo posible seguir las medidas de protección individual y colectiva para evitar la propagación del COVID-19, como son lavado de manos, uso de mascarilla y distanciamiento.

-Para los servicios de salud estar atentos para dar respuesta a las consultas relacionadas a inhalación de humo, sobre todo en grupos de riesgo y lesiones de causa externa por lesiones y mordeduras de animales.

Pacientes con COVID-19 y recuperdos corren más riesgo ante humo. Foto: Archivo.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar