Un grupo de voluntarios halló más restos óseos enterrados bajo una capa de cemento, en el interior de la antigua propiedad del dictador Alfredo Stroessner, ubicada en Ciudad del Este, Alto Paraná. Fue luego de realizar nuevas excavaciones, esta mañana. Los voluntarios sospechan que podrían pertenecer a niños debido al tamaño de los huesos. Igualmente, no descartan que puedan pertenecer a restos de animales.

Los restos fueron encontraron en la parte del corredor frontal de la casa, ubicada sobre la Supercarretera Mcal. Francisco Solano López, en la cabecera del Puente Costa Cavalcanti, de acuerdo al informe policial.

La excavación continúa a cargo de personas que fueron guiadas por el investigador Rogelio Goiburú, quien dejó instrucciones para continuar con estas labores y cómo manipular restos en caso de encontrarlos.

Rafael Esquivel, conocido como “Mbururu”, encabeza la búsqueda en el lugar luego de que Goiburú y la comitiva de la Dirección de Memoria Histórica y Reparación se retiraron del lugar debido a que no cuentan con el permiso para permanecer durante más tiempo en el sitio.

Parte de los restos hallados esta mañana. Foto: Gentileza
Parte de los restos hallados esta mañana. Foto: Gentileza

El equipo del doctor Goiburú trasladó restos que pertenecerían a tres hombres, que anteriormente se encontraron en esta propiedad. El investigador informó que uno de los cráneos contaba con un disparo de arma de fuego a la altura de la nuca y que se tratarían de restos de tres hombres.

“Estoy organizando esta búsqueda que el doctor nos dejó. No tenía permiso y el gobierno en sí no tiene interés en otorgarle permiso ni rubro. Somos voluntarios que hacemos este trabajo”, expresó Esquivel, en contacto con NPY.

Goiburu se trasladó hasta Asunción tras dejar indicaciones a los ocupantes de cómo seguir excavando y especificar los sitios concretos. Antes de retirarse pidió que se documente el procedimiento a través de filmaciones y fotografías. Esquivel señaló que las excavaciones continuarán a través de medios privados a pesar de la ausencia del Ministerio Público.

Los voluntarios afirman que dentro de la propiedad se encuentra una fosa común ubicada bajo una capa de cemento, que será excavada por algunas personas que forman parte del grupo de ocupantes.

Leer también: