Mencionan que volver a tener esa orientación de vida propia natural en la zona lleva su tiempo y sus mecanismos.

En la mañana de este martes, Darío Mandelburger, director general de Biodiversidad del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades), habló con la radio Universo 970 AM sobre la situación del incendio forestal en el Chaco.

Explicó que la pérdida de descomposición de masa boscosa, esa concentración de individuos existentes en el área tiene un efecto negativo en un paisaje desnaturalizado. “El esfuerzo a recuperar eso lleva su tiempo y recomponer tanto de fauna y flora, porque lo que se quema en ese sitio es la vegetación, lo que se dispersa es la fauna y para volver a tener esa orientación de vida propia natural lleva sus tiempos y sus mecanismos”, sostuvo.

Refirió que el impacto de los incendios y específicamente teniendo en cuenta que el efecto de acción negativa sobre territorios de conservación son áreas declaradas para mantener una diversidad biológica y por lo cual el efecto de presión es mucho más grande. “El fuego en sí en el Chaco siempre ha existido, hemos tenido en varios sitios tanto en las 2 regiones efectos de presión del fuego. En áreas de conservación de muchos casos. El último evento fue un disparador muy fuerte que detonó con una velocidad de viento bastante alta y en un territorio que está declarado para conservación que es la zona manejada por la organización no gubernamental Guyra Paraguay que es “tres gigantes”, aclaró

¿Qué se está haciendo?

Mandelburger explicó que desde el primer momento que se tuvo noticias sobre el caso se está trabajando y esos sitios se están monitoreando. El Mades acompaña con la SEN para contrarestar el fuego.

“La fauna en sí está dispersa y se evalúa si existe algún riesgo de necesidad de cubrir para atenderlo. El fuego en sí lo que dio un gran desbande. En zona Pantanal existen especies migratorias que vienen de territorios y ese efecto de no tener un espacio donde posarse les ha distorsionado. Las garzas están buscando otro posicionamiento, junto con los mamíferos y otros individuos”, manifestó.

Así también dijo que estos eventos son casi incontrolables. “Se está tratando de determinar el origen del fuego, la zona de dónde vino. Esto se irá analizando posteriormente con las imágenes que vamos a ir cotejando. Hemos concretado un diálogo con los organismos para medir los impactos, una vez que el suelo se enfríe”, aseguró.

Presupuesto Mades

Al ser consultado si está en planes aumentar el presupuesto del ministerio para poder paliar este tipo de situaciones, indicó que una de las instrucciones del ministro es alzar el presupuesto por varios componentes, tanto en lo que corresponde a biodiversidad dentro del cuerpo de guardaparques, el grupo de fiscalizadores y la operatividad propiamente del sistema.

“Tenemos un presupuesto de aproximadamente 7 millones de dólares, para que sea óptimo un sistema de conservación tendríamos que triplicarlo. Aumentar exponencialmente a eso el sistema obviamente es una gran discusión porque nos permite solamente a un 10 o 20 % de crecimiento exponencial”, argumentó.

Por último, expresó que los focos de incendio son esporádicos, sueltos y ocasionales en muchos casos. Adelantó que las previsiones de lluvias para la zona del incendio es muy poca. “No se avizora esa condición”, sostuvo.